Lanata intentó descalificar a Juan Amorín pero el contragolpe fue lapidario
Lanata intentó descalificar a Juan Amorín pero el contragolpe fue lapidario

Finalmente Jorge Lanata fue autorizado por Clarín para hablar del escándalo de los aportes truchos de la campaña de Cambiemos, que implica los delitos de lavado de dinero, robo de indentidad y falsificación de firmas.

Sin embargo, la principal espada de la troupe de Magnetto eligió encarar el tema descalificando a quienes llevan adelante la investigación. Para ellos, habló de El Destape como "un pasquín kirchnerista" y del periodista como "un tal Juan Amorín", intentando ingnorar de este modo su trabajo y trayectoria.

Su alterada prosa recibió varias respuestas de periodistas y ciudadanos comunes, marcándole lo inadecuado e irrespetuoso de su tratamiento.

Sin embargo, lo peor para el vaciador de Crítica fue la réplica del propio Amorín, quien en dos tweets lo dejó en evidencia. Mostrando una vieja entrevista de la revista Noticias donde Lanata aseguraba que "no trabajaría en el diario Clarín" (justamente desde el cual salió su envenenada columna de este sábado), afirmó: "Cuando no entiendas el odio con el que se expresa Lanata no lo insultes, comprendelo: se convirtió en todo lo que no quería ser y no lo soporta".

Más tarde, agregó: "Tengo una carrera por delante, y por suerte la gente cree en lo que digo porque lo fundamento con pruebas, y lo hago con pasión, ética y compromiso. Por eso no sería justo responder a Lanata: está en su debacle, sin rebeldía, trabajando para el poder que siempre odió. Una pena".

Para ponero en términos boxísticos, al operador de Clarín todavía le están contando.