Las compañías Uber y Cabify, que operan en Barcelona a través de licencias VTC (alquiler de vehículos con conductor), suspendieron temporalmente su actividad en la capital catalana a raíz de las agresiones sufridas hoy durante una manifestación de taxistas.

Unauto, que representa al sector de las VTC, denunció que los episodios de violencia vividos hoy en las calles de Barcelona son de una gravedad extrema, por los ataques a lpasajeros.

“A pesar de haber vivido episodios de violencia en otras ocasiones, la gravedad de diversos ataques sufridos esta mañana en Barcelona obliga al sector, incluyendo Uber y Cabify, a suspender temporalmente la actividad en Barcelona”, dice un comunicado de Unauto.

Uno de los vídeos grabados este mediodía en Barcelona en los que un grupo de individuos, vestidos con camisetas de Élite Taxi, una de las mayores agrupaciones del sector y sin duda la más movilizada, agreden a un coche VTC pese a que dentro, como grita el conductor continuamente, se encuentra una niña menor de edad.

Tras quedarse parado el vehículo, media docena de personas comienzan a destrozarlo arrancando retrovisores y golpeando focos y puertas, mientras el conductor les advierte de la pasajera.

Otro de los sucesos durante el primer día de la huelga de taxístas fue en las puertas del hotel Palace, donde tuvo que intervenir la Guardia Urbana.