Albino junto a Macri
Albino junto a Macri

Luego de que el pediatra Abel Albino dijera en el Senado de la Nación que los profilácticos tienen un margen de error del 30 por ciento porque "el virus del HIV atraviesa la porcelana", el presidente Mauricio Macri salió a defenderlo y dijo que es "un batallador de hace muchos años". Además, pidió que sus opiniones se dejen "en otros campos", aunque no aclaró en cuales.

La defensa de Macri está directamente relacionada con que su gobierno le otorga cada año al negacionista de la anticoncepción cada año cuantiosas sumas de dinero. 

En este marco, el Ministerio de Educación de la Nación ratificó los convenios que tiene con Albino y su Fundación Conin, a la que -según datos aportados por el jefe de Gabinete, Marcos Peña- el Estado le entregó hasta el momento 198.327.273 pesos.

Según los papeles oficiales se trata de "convenios celebrados" entre la Fundación los ministerios de Desarrollo Social, Educación y la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Sennaf). De la cifra total, más de 121 millones le fueron dados este año, cuando el Estado nacional emprendió el ajuste más virulento de las últimas décadas.

Según Peña, el ministerio que efectuó el pago fue Desarrollo Social "para los centros de prevención de la desnutrición".

"Las opiniones de Albino nada tienen que ver con el convenio firmado por Conin", señalaron en tanto desde Educación sobre el enorme paso atrás que representó su patética ponencia ante las comisiones que debaten la ley de legalización del aborto, norma que se tratará en el recinto de la Cámara Alta el próximo 8 de agosto.

"El convenio no se firma con una persona, sino con una fundación cuyos logros en materia del combate a la desnutrición y malnutrición infantil es reconocido en la región e internacionalmente", subrayaron.

Por su parte, la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) ya se había expresado contra los acuerdos entre la Casa Rosada y Albino. Consultada por el diario Clarín, la doctora Norma Piazza, nutricionista y miembro de la SAP, disparó contra la labor de la fundación favorita de la vicepresidenta clerical Gabriela Michetti: "Albino copió en los 70 un modelo chileno que es básicamente asistencialista, no va a la base del problema y sus tratamientos no tienen que ver con una mirada social ni integradora. En Chile se hizo un estudio y se concluyó que el 87 por ciento de los niños recuperados vuelve a caer en la desnutrición", explicó.

"Su metodología no contempla los derechos del niño ni de sus madres. Su actitud es paternalista. Albino detecta familias en estado de vulnerabilidad y las adoctrina: les dice qué tienen que comer y cómo deben vivir. No permite que nadie les de educación sexual ni anticonceptivos. Lo que les explica es que en los días 'peligrosos' no tengan relaciones sexuales", abundó.