UTT
UTT

Por Alba Silva

Bajo la lluvia y esta vez con la presencia, histórica, de la Federación Agraria, organización que supo integrar la Mesa de Enlace, miles de campesinos reclamaron el jueves pasado ante el Ministerio de Agroindustria la restauración del monotributo social agropecuario recientemente derogado por el gobierno nacional.


Las organizaciones campesinas como Union de Trabajadores de la Tierra, Federación Nacional Campesina y Movimiento Nacional Campesino Indígena exigieron ademas la reglamentación de la Ley de Agricultura Familiar y que se reincorporen a los despedidos de la SAF y del Senasa, entre otros reclamos.

El dato saliente de la jornada fue la presencia de la Federación Agraria con su titular, Omar Principe que cerró la protesta con un discurso en el que defendió el uso de las semillas propias y no en manos de la multinacional Monsanto.

También dijo ““Mientras otros gobiernos protegen la mano de obra y el valor agregado en sus países, nosotros aquí tenemos las recetas del libre mercado, como si fuese la ley de la selva en la que el más grande se come al más chico, y nosotros somos los más chicos”, describió Príncipe, quien también indicó que “si el Estado está ausente los pequeños y medianos productores, campesinos e indígenas, nos vemos perjudicados por la concentración económica y la importación de alimentos que nos saca de la cancha”.

UTT
UTT


Por su parte, Rosalía Pellegrini de la UTT dijo a Infonews que la baja del monotributo para el sector es un grave retroceso porque era “un pequeño subsidio que permitía a los agricultores familiares acceder a la jubilación y tener una obra social.

Tenemos una compañera que pudo operarse del corazón. Hay muchos que en su vida tuvieron un beneficio de este tipo y hoy se suma a otras denuncias como el aumento del combustible que encarece cada pasada de tractor, el aumento de la luz y el agua. Nos estamos fundiendo”, se alarmó.


Según datos oficiales el estado invierte en el monotributo social agropecuario unos 30 millones de pesos por mes, que alcanza a 55.000 beneficiarios y a unos 50.000 adherentes.

Pellegrini detalló que ante la queja las autoridades del ministerio de Agroindustria “nos dicen que vayamos a Desarrollo Social” como si los pequeños productores fueran sujetos de acción social y no los actores productivos que son ya que producen toneladas de verdura, la que se come diariamente en cada hogar argentino. Al igual que los cerdos y productos de granja.

UTT
UTT

¿Cómo sigue el acuerdo de la FAA con las organizaciones campesinas?

Lo dice Agustín Suárez, también de UTT “La articulacion con la FAA es clave para mostrar unidad pero sobre todo para que el gobierno entienda que las medidas económicas que toma no sólo afectan a los más pobres del campo, sino también a sectores medios. Ayer eso quedó claro”.

*La autora es periodista, especialista en Pueblos Indígenas, Socioambiente y Campesinado. Twitter: @Albafwa