La poderosa cadena de comida rápida McDonald's se encuentra sumida en medio de un escándalo generado por al menos 436 personas que resultaron seriamente afectadas tras haber consumido ensaladas contaminadas.

El affair surgió luego de que la FDA demostrara que algunos de los productos que ofrece la firma no tiene las condiciones sanitarias adecuadas.

La situación explotó hace unas semanas con los primeros afectados, que fueron diagnosticados con la presencia de parásitos en los intestinos. En todos los casos habían comido ensaladas en los locales de la M gigante.

Los resultados de un análisis a un paquete de lechuga romana y zanahoria que fue distribuido por la firma Fresh a Macdonald's y en el que se encontró la presencia de Cyclospora, un parásito que se encuentra en algunas frutas y verduras crudas contaminadas con excrementos humanos.

Según los datos aportados, el balance total de infectados después de comer las ensaladas de McD asciende a 436 personas en 15 estados de los Estados Unidos. De esa cifra, 20 personas debieron ser internadas.

Los síntomas diagnósticados, que pueden aparecer hasta más de una semana después de consumir la comida contaminada, incluyen dolor de cabeza, fiebre, dolores estomacales, gases, pérdida de apetito, entre otros. 

Los clientes afectados pertenecen a Illinois, Indiana, Iowa, Kentucky, Minnesota, Missouri, Nebraska, Ohio, Dakota del Sur, Tennessee y Wisconsin. También otros casos en Connecticut, Tennessee, Virginia y Florida incluyen a personas que compraron el producto mientras viajaban en Illinois y Kentucky.

En tanto, McDonald's emitió un comunicado en el que aseveró que "la salud y la seguridad" de sus clientes es "siempre" su principal preocupación. Al mismo tiempo, eliminaron toda presencia de lechuga en los locales involucrados.

"McDonald's está comprometido con los más altos estándares de seguridad y calidad de los alimentos y seguimos cooperando y apoyando a los funcionarios reguladores y de salud pública en sus investigaciones", señalaron en el texto difundido.

Asimismo, la FDA confirmó que la lechuga infectada también se había enviado a empresas como Trader Joe's, Kroger y Walgreens.