Recién se había terminado de votar la autorización para el juez Bonadio lleve a cabo el allanamiento en el domicilio de Cristina Kirchner y comenzaban a tratarse los proyectos de ley de extinción de dominio cuando el senador Pedro Guastavino tomó la palabra.

Ni bien comenzó su intervención, el representante de Entre Ríos por el Bloque Justicialista recordó: "En la madrugada del 9 de agosto este senado rechazaba mayoritariamente la interrupción voluntaria del embarazo, y desde ese día hasta hoy debemos lamentar que han muerto dos mujeres por abortos clandestinos".

En ese momento, la presidenta del cuerpo, la ultra anti abortista Gabriela Michetti, lo interrupió visiblemente molesta y de mala manera: "No introduzca un tema que no es tema de la sesión".

"Seamos tolerantes, señora presidenta. Cada vez que me toque hablar en las próximas sesiones me voy a manifestar, así usted me impida hacerlo, cuando tengamos que lamentar noticias como esta donde mueren por abortos clandestinos dos mujeres en quince días".

A los gritos, Michetti seguía interrumpiéndolo con supuestas referencias al reglamento, pero no consiguió que Guastavino interrumpiera su reclamo.