Un hombre fue detenido por su presunta responsabilidad del femicidio de Wanda Abigail Navarro, la adolescente de 15 años que fue encontrada muerta en un establecimiento rural situado en las afueras de la localidad cordobesa de Jesús María.

Sin embargo, el fiscal Guillermo Monti lo acusó del delito de "homicidio simple" y no femicidio, siendo que el crimen es que la mataron por ser mujer, es un crimen de odio.

El detenido vive en el barrio Latinoamericano, a unas 20 cuadras de la casa de la adolescente asesinada.

La joven fue hallada muerta el sábado en el interior de la estancia La Florida, en las afueras de Jesús María.La chica había desaparecido dos días antes cuando se dirigía al colegio, según reportaron sus familiares. Los policías llegaron a la estancia gracias al dato de un hombre que pudo ver útiles escolares tirados en un camino rural.

PROTESTA CONTRA LA POLICIA 


Tras la detención del sospechoso, cerca de un millar de personas se concentraron en la zona céntrica de Jesús María para marchar a la comisaría y pedir Justicia por la joven. La concentración finalizó frente a la sede de la comisaría local donde recriminaron a los agentes que custodiaban el ingreso por lo que consideraron demoras en la búsqueda de la menor.

Con velas y en silencio, familiares, amigos y vecinos comenzaron el recorrido por las calles céntricas hasta llegar a la Departamental Colón de Policía.

En el marco de la manifestación, se escucharon cánticos, reproches e insultos a las autoridades policiales por las demoras en la búsqueda de la menor.

La madre de la joven pidió que durante la protesta, "no haya agresiones a la Policía".

"No quiero agresiones a la Policía si no en las marchas no participo más. Pidamos seguridad, pero sin agresiones. No soy una persona violenta", advirtió la mujer al sitio de la radio Cadena 3.

Al describir a su hija, expresó: "Wanda fue muy querida, era un angelito, una nena que distribuía sonrisas a todo el mundo.
Era una niña excelente".