Foto: Revista Cítrica. Vicky Cuomo y Foto Viojf.
Foto: Revista Cítrica. Vicky Cuomo y Foto Viojf.

Familiares de víctimas de violencia policial y organizaciones sociales realizaron este lunes la cuarta Marcha Nacional contra el Gatillo Fácil para denunciar la responsabilidad del Estado en el accionar represivo de las fuerzas de seguridad.

En Buenos Aires, la columna se movilizó desde el Congreso Nacional hasta Plaza de Mayo. La manifestación se replicó en diez ciudades del país. 

La cuarta edición de la marcha se desarrolló días después de la visita de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, al policía Luis Chocobar, quien fue procesado por asesinar en diciembre pasado al joven Pablo Kukoc tras un asalto a un turista estadounidense en el barrio de la Boca. "No estás solo", le dijo en esa reunión la titular de la cartera, ratificando así el apoyo del gobierno de la alianza Cambiemos a la justicia por mano policial. Días después, el oficial regresó a trabajar a la fuerza bonaerense en la ciudad de Avellaneda.

La mamá de Kukoc fue una de las tantas madres de víctimas de la violencia policial que participó de la movilización en Capital Federal. “Es la primera vez que marcho. Y vine para hacer justicia. Para que a los chicos que siguen en la calle no les pase lo que les pasó a nuestros hijos. Pedimos justicia y que salgan Bullrich y Macri de todo esto. Que dejen actuar al juez. Y que Bullrich se dedique a otra cosa: no sabe nada de seguridad”, aseguró Ivonne en declaraciones a la Revista MU. 

Según el relevamiento realizado por la organización anti represiva Correpi, se registraron más de 5500 casos de gatillo fácil desde el retorno del sistema democrático en la Argentina, lo que equivale a una persona asesinada cada 23 horas. 

Foto: Revista Cítrica. Vicky Cuomo y Foto Viojf.
Foto: Revista Cítrica. Vicky Cuomo y Foto Viojf.

La primera marcha tuvo origen en la provincia de Córdoba en 2015 después del asesinato de Ismael Sosa, que había ido a un recital e La Renga. Poco a poco se fueron sumando más agrupaciones y familiares de víctimas del gatillo fácil a la organización y este año se realizó en Jujuy, Tucumán, San Juan, Mendoza, Neuquén, Bariloche, Chubut, Córdoba, Santiago del Estero, Misiones, Rosario, La Plata, Mar del Plata y Buenos Aires.

"No son casos aislados, sino que estas formas de represión son ejercidas de manera sistemática a lo largo y a lo ancho del país y dirigidas fundamentalmente a los jóvenes de los barrios más humildes, donde se suceden impunemente, además de asesinatos por parte de las policías, múltiples formas de represión contra los más vulnerables: redes de trata, como de la que fue víctima Johana Ramallo, desaparecida desde julio del año pasado, femicidios, travesticidios, o hasta el impulso de acciones lesbofóbicas como la que originó la prisión de Eva de Jesús (Higui)”, denunciaron en un comunicado los organizadores de la Marcha Nacional contra el Gatillo Fácil.

“Por eso denunciamos que no se trata de uno, dos o mil policías sino de toda la institución, así como de todas las otras fuerzas represivas: gendarmes, prefectos, penitenciarios, etc. y que el responsable es el Estado”, subrayaron.

A su vez, recordaron que desde el arribo de Cambiemos al poder nacional, los casos de violencia policial y gatillo fácil se profundizaron. La desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado y el asesinato del joven mapuche Rafael Nahuel en el sur fueron los casos más emblemáticos del recrudecimiento de la represión y la violación a los Derechos Humanos por parte del Estado.