En medio del debate nacional por la legalización del aborto, la campaña por la separación del Estado de la Iglesia comenzó a hacer mella en la sociedad. Miles de personas renunciaron en apostasías colectivas a la institución católica, comenzaron a cuestionarse los subsidios que recibe el sector y hasta se creó un pañuelo naranja especial para la causa. 

En la misma frecuencia, estudiantes universitarios decidieron esta semana quitar las imágenes religiosas de los establecimientos que habitan todos los días miles de personas, creyentes o no, para garantizar lo que es una verdad de perogrullo: la educación pública debe ser laica. 

La acción se resolvió en asambleas estudiantiles en el marco del reclamo por mayor presupuesto para las universidades nacionales y salarios dignos para profesores del sector, que esta tarde confluirá en una marcha en Capital Federal.   

Estudiantes de Derecho de la Universidad Nacional de Córdoba fueron los que tomaron la posta. En una reunión interclaustros, resolvieron sacar  la virgen de Luján que estaba en el ingreso de la facultad bajo la consiga "Iglesia y Estado, asunto separado". La estatuilla fue llevada a donde está la guardia para evitarle daños. 

 

En las últimas horas, dos colectivos estudiantiles se sumaron a la causa; la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Buenos Aires y la UNCuyo en Mendoza. En el primer caso, votaron tapar la imagen de la virgen del hall de entrada y en su lugar colocaron un pañuelo naranja. Vale destacar que las autoridades de dicha facultad no sólo fueron las únicas de la UBA que no se pronunciaron a favor del aborto legal, seguro y gratuito sino que además, uno de sus consejeros directivos calificó a la interrupción del embarazo como “desaparición forzada de personas por nacer”.

En tanto, la asamblea interfacultades de la Universidad Nacional de Cuyo también bajó anoche la estatuilla de la virgen María que se encontraba en el ingreso al Rectorado, en el parque San Martín de la capital mendocina. Al canto de "Iglesia y Estado, asunto separado", la sacaron y en su lugar dejaron un mensaje claro: “Por una educación laica y feminista”. La imagen quedó en manos de la Policía que tiene un puesto en el predio universitario.

Estudiantes de UNCuyo retiran la virgen en la entrada al predio universitario.