La imparable devaluación que está destruyendo el poder de compra de los trabajadores tardó poco en llegar a las góndolas. Se estima que las remarcaciones en algunas marcas llega por estas horas al 10 por ciento y que en los próximos días los aumentos se ampliarían al resto de la oferta en los alimentos.

Entre la devaluación del miércoles y la explosión del peso este jueves, muchas de las principales firmas proveedoras de alimentos avisaron a los supermercados que no abastecerán a los comercios hasta que la situación se torne más estable.

"Los proveedores suspendieron las ventas porque no saben cuál es el valor del dólar, perdieron la confianza en la economía", afirmó el titular de Maxiconsumo, Víctor Fera en diálogo con Radio Nacional.

"La mayoría de los proveedores están mandando listas con aumentos de entre 5 y 10 por ciento", señalaron desde una importante cadena de supermercados.

Asimismo, y según publicó el diario La Nación tras consultar fuentes de la industria, "no son solo los alimentos", ya que "los fabricantes de bolsas no están cotizando ni entregando".