El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, informó ayer en una imporvisada conferencia de prensa en Casa Rosada que el lunes anunciará un paquete de medidas con el que el Gobierno espera llevar la tranquilidad a los mercados y hacer los deberes necesarios para que el FMI aprube el nuevo adelanto de fondos.

Según trascendió se espera que el anuncio incluya un ajuste fiscal, que podría incluir una suspensión de la baja de retenciones a la soja.

Ante este escenario, el campo ya puso el grito en el cielo y fue el titular de la Sociedad Rural, Daniel Pelegrina, quien salió a rechazar de plano esa posibilidad. "No sería el camino correcto", le espetó al Gobierno.

En declaraciones radiales, Pelegrina indicó: "ya se probó con las retenciones y lo que se logró fue un achicamiento del bolsillo de los productores, un achicamiento también del interior del país, menos cosechas, menos hacienda y un incremento de la pobreza".

"Sé que el presidente Mauricio Macri tiene en su cabeza una visión positiva y la necesidad de exportar más. Pero vemos con preocupación que se miren las planillas frías de cálculo y no todo lo que ocurre por detrás", señaló el empresario.

Pelegrina sostuvo además que "no tenemos que limitar al campo, porque tenemos que estar en igualdad de condiciones con nuestros principales competidores del mundo. Si tenemos costos laborales que triplican a nuestros vecinos o el 50% de impuestos dentro del costo de combustibles, realmente se nos hace difícil".

"La presión impositiva en la Argentina es superlativa, de las máximas del mundo y para toda la actividad económica, producto de un gasto público exacerbado, con muchos años de desajuste y de malas políticas", se quejó el dirigente.