El scooter BMW “C evolution” alcanza una velocidad máxima de 120 km/h y tiene una autonomía de hasta 100 kilómetros, gracias a una batería de alta capacidad. Su recarga es rápida (menos de 3 horas) y posee un sistema de recuperación de energía durante las fases de desaceleración y frenado, lo que extiende su duración entre recargas. Si bien todavía no se comercializa, la compañía bávara anunció que está cerca de fabricar en serie y lanzar al mercado su versión definitiva.

Según informó la compañía, la moto puede arrancar cuesta arriba sin inconvenientes con dos pasajeros a bordo. A su vez, la aceleración de 0 a 60 km/h es comparable a motos de 600 cc o de más cilindrada. Si bien ese dato es llamativo para un scooter, es común que los motores eléctricos produzcan aceleraciones más rápidas que los de combustión gracias a su torque elevado y sostenido desde mínimas revoluciones y a la ausencia de embrague.

En 2011, la marca alemana había presentado el primer concepto de scooter eléctrico, denominado “E-Scooter”, aún en fase de desarrollo. Poco tiempo después, en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt, Alemania, exhibió el “Concept e”, que consistió en la segunda fase de desarrollo del modelo anterior. El “C evolution” es la concreción de la tercera etapa y muestra al vehículo casi definitivo que será comercializado en poco tiempo.

Los scooters completamente eléctricos que circulan en el mundo tienen prestaciones limitadas y una autonomía escasa, y esos son los aspectos que BMW intenta superar con su futuro producto. Para eso, construyó 5 unidades con las que está probando el rodado nuevo.