Desde su detención, la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, afirmó que “si hay una unidad muy fuerte del campo popular como la está habiendo, Cristina no va presa”. También afirmó que quiere enfrentar al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, en las urnas y denunció graves fallas en su atención médica.

Milagro Sala
Milagro Sala



"Macri y Bonadio la quieren a Cristina presa porque saben que es la única que puede arreglar esto", declaró a AM 530. “Saben está liderando en encuestas, saben que el pueblo pide a gritos a Cristina para que sea de nuevo presidenta y que vuelva a recuperar el país”, consideró en torno a la causa de los cuadernos de Centeno.

Sin embargo, advirtió que “si hay una unidad muy fuerte del campo popular como la está habiendo, Cristina no va presa”. En ese sentido denunció que  “el poder puede hacer lo que se le cante, la intención de Bonadio, de Macri, de Clarín, las corporaciones, del FMI, es que Cristina vaya presa, pero no encuentran cómo. Todo lo que intentan contra Cristina les está yendo mal”.

“Ahora es más grave (que en 2001), porque el FMI nos quiere venir a decir qué es lo que tenemos que comer, cómo tenemos que vivir, que los pobres sean más pobres y que los ricos sean más ricos”, lamentó.

Además, reveló: “Estoy estudiando, estoy trabajando para poder ser candidata a gobernadora”. Sobre sus intenciones, aseguró: “Con la Tupac Amaru ya hemos demostrado que con muy poca plata se pueden hacer muchísimas cosas, así que te imaginás si llegáramos a gobernar la provincia lo que sería”.

Por otro lado se mostró “muy preocupada” por su salud tras las descomposturas que sufrió a lo largo de este año y por su última huelga de hambre porque le sacaron “todos los medicamentos”.

"El juez no me permite hacer estudios médicos en clínica privada. Y en los hospitales públicos me hacen distintos diagnósticos", agregó.