Los hermanos Martín y Cristian Lanatta, y Víctor Schillaci fueron condenados a 7 años y seis meses de prisión por fugarse del Penal de General Alvear en diciembre del 2015.



Los tres ya cumplían una condena de prisión perpetua a raíz el triple crimen de General Rodríguez, ligado al tráfico de efedrina.

En su resolución, el juez Juan José Ruiz, a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal N° 1 de La Plata, sostuvo que "la versión que dieron los imputados" sobre el escape de prisión "no resultaron creíbles casi en su totalidad".