Foto: Facebook Onda Vaga
Foto: Facebook Onda Vaga

Mujeres y lesbianas denunciaron a los miembros de la banda hippie chic Onda Vaga por perpetrar abusos sexuales contra ellas cuando eran adolescentes. Lo hicieron a través de un blog en el que publicaron un manifiesto colectivo contra los músicos y aportaron sus testimonios. 

"Somos un grupo de mujeres cis y lesbianas que nos encontramos por una experiencia común: haber pasado por abusos físicos y/o psicológicos y emocionales por parte de integrantes de la banda Onda Vaga en la adolescencia", comienza el texto que encabeza el blog denunciasondavaga.wordpress.com, que rápidamente generó revuelo mediático y comenzó a sumar relatos de otras víctimas.

Las chicas eligieron relatos anónimos porque saben que a una denuncia de este calibre a una banda reconocida, le siguen represalias machistas a las que no se quieren exponer. Y para los que necesitan pruebas, algunos testimonios cuentan con capturas de pantalla de conversaciones de Facebook con los músicos.

"Este es un manifiesto colectivo contra toda forma patriarcal de exigir testimonios: nosotras contamos nuestra historia y elegimos cómo hacerlo, sin someternos a la inquisición del morbo de los detalles ni la presión sobre la exposición de nuestras identidades en un sistema que elige re victimizarnos y hacernos más preguntas a nosotras que a ellos", argumentaron.

Foto: Facebook Onda Vaga
Foto: Facebook Onda Vaga

Onda Vaga nace en 2007 en la ciudad uruguaya de Cabo Polonio, célebre por ser destino de juventudes mochileras. Los integrante son Ignacio Rodríguez, Tomás Justo Gaggero, Marcelo Blanco, Marcos Orellana y Germán Cohen; los últimos tres son los más señalados por las denuncias. 

"La banda Onda Vaga se formó y creció en un momento en el que nosotras lo estábamos haciendo también, explorando por primera vez vínculos sexo-afectivos y también participando de espacios que nos eran nuevos. En ese contexto nos vinculamos con estos varones que tenían, en su mayoría, alrededor de 30 años en aquel momento y que como adultos y artistas detentaban un poder frente a nosotras que no dudaron en ejercer con comodidad", relatan las chicas en el blog.

"Mantuvimos vínculos sexuales, noviazgos, encuentros de una sola cita, chats, recitales, camarines, pero todos tuvieron un denominador común: el descuido por completo de nuestras subjetividades y cuerpos, sobre todo aprovechándose de nuestra inmadurez en muchos aspectos o nuestras vulnerabilidades por nuestros diversos contextos, legitimados por un entorno de colegas cómplices. Sentimos todas en mayor o menor medida que estas experiencias dañaron parte de la construcción de nuestra identidad y autoestima e interrumpieron procesos, imponiéndonos su forma descuidada de ser adultos", lanzaron con la claridad de las personas que procesan, hacen conscientes y aprenden de las heridas.

En el texto, que precede a los testimonios, cuentan que si bien algunas de las historias fueron hace diez años, necesitaron publicarlas para prevenir a las nuevas generaciones. "Deseamos fervientemente que ninguna piba viva lo que vivimos nosotras. Somos conscientes de que no somos las primeras ni las últimas y que hay personas que han tenido que verse a si mismas en situaciones de mayor gravedad, nuestra intención es que otras chicas sepan que al acercarse a estos espacios pueden llegar a encontrarse con esto", advierten.

A riesgo de que se las acuse de punitivistas, el colectivo aclara que la página web "está dirigida a mujeres y adolescentes que estén expuestas a estas situaciones tanto con ellos como con otrxs músicxs, para alertarnos y estar atentas". Para que otras puedan contar también con ese espacio, invitaron a enviar testimonios al mail denunciasov@gmail.com, que después serán publicados en el blog siempre de forma anónima.

"Nos parece necesario hacer nuestro aporte a desmantelar la naturalización de estas conductas dañinas y violentas, sostenidas en el tiempo de manera sistemática por muchos músicos y artistas de la escena local; y expresar una situación de la que sabemos que ellos no se harán cargo por sí mismos. No nos callamos más", finalizaron.