La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, decidió terminar de golpe el diálogo con los docentes de la Provincia y cerró por decreto la paritaria salarial. Lo hizo a través del decreto 1145/2018.

La norma, que ignora la discusión con los maestros y el hecho de que los gremios habían rechazado la última propuesta oficial, impone lo que había sido ofrecido en la última mesa paritaria del pasado 23 de agosto: seis etapas de incremento salarial, que finalizan en agosto con el 19% de aumento a diciembre 2017.

Según remarcaron desde SUTEBA, en ninguna parte del texto del decreto se habla de la posibilidad de una revisión salarial para este año.

Con esta decisión de la gobernadora Vidal, el salario inicial de un maestro sin antigüedad pasa de 12.500 pesos a 14.875, más 210 pesos por material didáctico por cargo (hasta dos cargos) a partir de agosto.

Asimismo, el básico a partir de agosto queda en 6.435 pesos (menos de mil pesos más de lo que es en la actualidad).

El decreto deja establecido que las seis etapas de incremebto serían el 5% en enero; 8% en marzo; 10 por ciento en mayo; 13 por ciento en junio; 15% en julio; 19 por ciento en agosto. Todos los porcentajes en relación a diciembre de 2017.

Además, el decreto de Vidal establece que las sumas depositadas absorven a cuenta de futuros aumentos como parte del retroactivo que deberían abonar.