El presidente Mauricio Macri buscó mostrarse lejos de todo lo que tenga que ver con Correo Argentino mientras su familia mantenga sus participaciones societarias en las empresas controlantes de esa firma. De este modo firmó un decreto en el que, sin embargo, pone a cargo a su vice, Gabriela Michetti.



Administrada el Grupo Macri, Correo Argentino SA presentó en septiembre una nueva oferta al Estado argentino por su deuda multimillonaria, similar a la planteada el 28 de junio de 2016, pero le sumó lo que denominó "una mejora de plazo y monto" y un "reconocimiento adicional".

A partir de esa presentación el Ejecutivo tenía 45 días para expedirse  a favor o en contra de la propuesta.

Publicado este jueves en el Boletín Oficial, el decreto 882/2018 afirma que el jefe de Estado se considera "alcanzado por el deber de abstención" y que "constituye un objetivo primordial del gobierno nacional el fortalecimiento de los pilares básicos del sistema republicano y la confianza de los ciudadanos en las instituciones".

"Razones de decoro, delicadeza y transparencia en el ejercicio de la función pública resulta el fundamento pertinente para proceder a mi excusación en la intervención que pudiera corresponderme respecto de cualquier asunto relacionado con la mencionada empresa", indica.