El Gobierno ratificó que las empresas que admitieron el pago de coimas ante el juez federal Claudio Bonadio. De acuerdo con lo que declaró el procurador del Tesoro, Bernardo Saravia Frías, deberán suscribirse a "códigos de buena conducta" y "programas de integridad".



"Todas las empresas que quieran participar de la obra pública van a tener que pasar por este tamiz de control", afirmó el funcionario. Sin embargo, dijo que "por pedido del presidente Mauricio Macri", el Ejecutivo "va a exigir que den un paso al costado aquellos accionistas estratégicos que están involucrados en la causa de los cuadernos de las coimas".

En ese sentido argumentó en una charla que dio en el Rotary Club que "no se puede confundir a las personas jurídicas con las físicas, que son sus accionistas o directores”. En ese sentido agregó que son “empresas que tienen miles de trabajadores, que tienen el conocimiento para hacer toda la obra pública en el país”.

De acuerdo con lo que publicó el diario La Nación, Saravia Frías aseguró que "la Oficina Anticorrupción, la Sindicatura General de la Nación, la Unidad de Información Financiera, la Comisión Nacional de Valores y la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia” realizarán el “seguimiento para que las empresas cumplan con los lineamientos éticos a lo largo de toda la obra".

Con estas medidas la gestión del presidente Mauricio Macri buscará que no se frenen las iniciativas de Participación Público Privada (PPP).