El diputado nacional Felipe Solá castigó fuerte al secretario de Energía, Javier Iguacel, tras la decisión oficial de cobrarle a los usuarios de gas 24 pagos extras a modo de "resarcimiento" por lo que las empresas no ganaron como consecuencia de la devaluación.

"Si yo fuera presidente, como diría Tato Bores hace muchos años, tomaría veinte metros de carrera y le metería una patada en el culo al funcionario que firmó eso, que se moriría de hambre en el aire", disparó el (por ahora) dirigente del Frente Renovador en relación al cuestionado secretario oficial.

En declaraciones a Crónica TV, Solá consideró que "es increíble que le digan a una persona que tiene que pagarle a alguien porque subió el dólar y hay que pagarle con retroactividad".

La medida sancionada por el gobierno de Mauricio Macri indica que las distribuidoras de gas podrán cobrarles a los usuarios un importe extra por mes durante 24 meses para compensar el impacto de la "marcada variación del tipo de cambio", según reza la insultante norma oficial.

Este aporte obligatorio que los argentinos tendremos que hacerles a las billonarias compañías se suma al incremento del 35 por ciento que corre para el servicio de gas desde el 1 de octubre.

A la exasperación que provocó la "compensación" obligada por Iguacel se suman sus palabras de las últimas horas, cuando afirmó que los únicos que se quejan de los aumentos desproporcionados en las factuas "son militantes kirchneristas".