La grieta boliviana: Evo Morales busca su reelección en un país dividido
La grieta boliviana: Evo Morales busca su reelección en un país dividido
"Se celebra el día pero en realidad todos están mirando a las elecciones, lo que divide al país entre quienes quieren la reelección de Evo Morales y quienes creen todavía posible anular su postulación", dijo a Sputnik el politólogo Vicente Guardia, del grupo de estudios sociológicos Concertación Cívica.
 
El Día de la Democracia en Bolivia recuerda la asunción del gobierno democrático de Hernán Siles Zuazo el 10 de octubre de 1982, al cabo de largas luchas, principalmente sindicales, que pusieron fin a 18 años de dictaduras militares.
 
La conmemoración ganó relevancia este año a causa de la pugna política provocada por los planes de reelección de Evo Morales, quien fue autorizado por el Tribunal Constitucional a buscar un cuarto mandato consecutivo pese al voto en contra de un referendo de 2016.
 
Morales encabezó una masiva marcha convocada por la Central Obrera Boliviana y otros movimientos sociales, que partió de la ciudad altiplánica de El Alto y culminó al mediodía en una concentración en la céntrica plaza San Francisco de La Paz.
 
A la misma plaza concurrirían en la noche de este miércoles los opositores a Morales, convocados por plataformas ciudadanas, comités cívicos y líderes políticos que tildan al actual Gobierno de autoritario y dictatorial.
 
En el festivo acto oficialista en La Paz, con música, bailes y discursos, hubo menciones a las víctimas de las dictaduras y mensajes de apoyo a la nueva reelección de Morales, quien encabeza desde enero de 2006 el Gobierno de mayor duración en la historia boliviana.
 
El gobernante indígena agradeció la masiva movilización, destacando el papel de los movimientos sociales en la recuperación de la democracia.
 
"Recuperamos la patria y ahora estamos construyendo una nueva Bolivia. Algunos pichones de las dictaduras quieren volver, pero tengo mucha confianza en la conciencia del pueblo boliviano, que sabe quiénes han hecho daño", afirmó.
 
A lo largo del día estaban programados otros actos oficialistas de "defensa de la democracia" en diversas ciudades, a la par de las movilizaciones opositoras que proclaman la "defensa del 21F", en referencia al referendo del 21 de febrero de 2016 en el que fue rechazada la nueva reelección presidencial.
 
"La defensa del 21F nos une a la gran mayoría de los bolivianos especialmente este día en el que rechazamos un régimen cada vez menos democrático", dijo en un mensaje por las redes sociales Rubén Costas, gobernador del departamento oriental de Santa Cruz y jefe de Demócratas, el mayor partido de la oposición derechista.
 
El dirigente, coincidiendo con el expresidente Carlos Mesa, quien ya lanzó su candidatura para los comicios de octubre de 2018, dijo que las movilizaciones callejeras deberían presionar al Tribunal Supremo Electoral a rechazar la postulación de Morales.
 
"La polarización va a seguir creciendo a medida que se acerca la fecha en la que el Tribunal Electoral debe decir si va o no va la candidatura del Presidente", dijo Guardia.
 
Ese tribunal tiene previsto anunciar su decisión el 8 de diciembre, en el marco de la preparación de inéditas elecciones primarias previstas para enero de 2019. (Sputnik)