¿Qué pasa en el mundo? Tiempos extraños y complejos se viven en el Planeta Tierra. Uno de los escenarios más bizarros -o no tanto, por estos días- se da en Polonia.
 
El 61,5 por ciento de los polacos, según una encuesta, se expresaron en contra de la decisión de llamar "Fort Trump" a una base estadounidense permanente que el país del norte busca instalar en el mencionado país europeo.
 
Claramente, el nombre sería en honor al presidente Donald Trump. Sólo el 11,5 por ciento de los encuestados apoyaron el nombre Fort Trump y los demás no tienen una opinión determinada al respecto.
 
La mayoría (el 70 por ciento) de los que se oponen a esta decisión vive en Varsovia. La encuesta se celebró los días 5 y 6 de octubre de 2018 entre 1.100 personas.
 
 
Vengan, pongan la base acá, y nosotros pagamos todo
 
A mediados de septiembre Trump declaró tras las consultas con el presidente polaco, Andrzej Duda, que EEUU considera emplazar en Polonia una base militar permanente y que Varsovia está dispuesta a pagar por ello "miles y miles de millones de dólares".
 
Por su parte, Duda expresó su esperanza de que en su país sea instalada una base militar permanente e incluso ofreció llamarla Fort Trump en honor del actual presidente de Estados Unidos.
 
Polonia ya propuso a EEUU acoger en su territorio de forma permanente una división blindada estadounidense y asumir todos los gastos, calculados en 1.500 o 2.000 millones de dólares.
 
La situación podría explicarse moderadamente por la posición geográfica y geopolítica de Polonia en el mapa, como la última frontera de occidente antes de Rusia, los conflictos constantes en Ucrania, el odio ancestral que existe entre polacos y rusos desde tiempos inmemoriales (año 1600 aproximadamente), y que la generación que hoy gobierna Polonia fue la que más sufrió el comunismo.