Política

El escándalo de la mascota de los Juegos de Larreta: sobreprecio y freno en la Aduana

El yaguareté Pandi está flojo de papeles y no está a la venta. El negocio turbio que hay detrás y el insólito nombre de la empresa que lo importó.

Pandi no se vende, literalmente
Pandi no se vende, literalmente

Es la simpática mascota de los Juegos Olímpicos de la Juventud (esos que los argentinos conocimos este año y que nadie recuerda dónde se jugaron con anterioridad), Pandi, no está pasando el mejor de los tiempos. El yaguareté creado para las olimpíadas de Rodríguez Larreta se encuentra encerrado en oscuros containers frenados en la aduana.

Uno de los responsables del mayúsculo papelón (que se suma a la falta de medallero y al apagón de la llama olímpica por falta de gas) es un viejo conocido del área comercial de la Ciudad, Carlos Germán Eguía, propietario de la firma Quiero ver guita, empresa inscripta ante la AFIP en 2008 para la compra, venta, fabricación, distribución, exportación e importación de ropa, marroquinería, sombreros y accesorios.

La empresa importadora de la mascota oficial se llama "Quiero ver guita"

Eguía fue el único oferente de la licitación para compras y contrataciones de los Juegos Buenos Aires 2018. La firma del decreto que lo habilitó, por supuesto, es de Horacio Rodríguez Larreta.

La denuncia de las irregularidades la hizo el periodista Ernesto Rodríguez, quien remarcó que el peluche fue cotizado a un costo de 300 pesos, "un monto que en el ramo textil suena abultado ya que desarrollar un modelo de tamaño regular en una empresa china y replicarlo en cantidad cuesta no más de dos dólares por unidad", según indicó.

Además, Rodríguez señaló en su portal ephectosport.com.ar que "la Ciudad contemplaba un monto adicional de un millón de pesos para establecer los puestos de ventas de productos de merchandising en las diferentes sedes". Y agregó: "Lo llamativo del caso es que UPEJOL terminó aceptando la solitaria oferta de Eguía, quien cotizó sus servicios en $ 2.047.680, un 35% por encima de lo que debía pagarse".

El yaguareté iba a venderse a 1.500 pesos cada uno (un precio alto por un muñeco de peluche de 20 cm y confección estándar), pero por ahora el producto no está en los stands de venta de merchandasing debido a que se encuentran estacionados en la Aduana porque los 5.000 muñecos fueron rotulados para su entrada al país como guirnaldas, las cuales no hubieran pagado los aranceles que pagan los juguetes.

Según el periodista denunciante, "el acuerdo qué establecieron las autoridades aduaneras fue que permitirían retirar los peluches necesarios para las premiaciones y una cantidad extra para regalar a los deportistas que no los hubieran ganado en competencia. Pero que el remanente no podría ser puesto en venta ya que se inició una causa por posible contrabando".

Noticias de “Horacio Rodríguez Larreta”
Seguinos