Luis Carzoglio
Luis Carzoglio

El juez que decidió no detener a Pablo Moyano salió al cruce de las presiones del poder político y mediático y disparó con nombre y apellido contra los periodistas que intentaron influir en su decisión como magistrado.

En una improvisada conferencia de prensa, el juez de garantías de Avellaneda, Luis Carzoglio, afirmó que las amenazas de muerte que recibió en su domicilio fueron posteriores a que se filtrara la decisión que ya había tomado de rechazar la detención del dirigente camionero.

Además, en un párrafo de alto voltaje, denunció que la filtración de su decisión fue a través de la Fiscalía General de Cámara de Lomas de Zamora, desde donde la información llegó directamente a periodistas de los diarios Clarín y La Nación. Sobre ello, puntualizó que la intención fue tirarle "carpetazos" para presionarlo con miras a que habilitara la detención. En este punto involucró directamente a la Procuración de la Provincia de Buenos Aires.

En cuanto a nombres y apellidos, el magistrado fue puntual: Jorge Lanata, Luis Majul, Eduardo Feinmann y Adrián Ventura, quienes vienen motorizando campañas contra los jueces que no fallan como quiere el gobierno nacional.

"No me he dejado llevar ni dejar presionar por la campaña del griupo Clarín y La Nación", disparó también, al tiempo que sostuvo que "un 50% de la información publicada sobre él por La Nación es correcta y el resto es todo mentira".

Además, Carzoglio reveló que su señora recibió amenazas para ella y él a través de dos llamadas telefónicas este mediodía. "Los datos ciertos, únicamente pueden haber salido de la Procuración General de la Provincia de Buenos Aires", reiteró.

"En ese país se tienen que terminar los aprietes. No tengo miedo, estoy preparado para asumir los riesgos", redondeó.