El fiscal Alvaro Garganta solicitó hoy que el ex gobernador de la Provincia Daniel Scioli y varios miembros de su gobierno vayan a juicio por presunto tráfico de influencias y negociaciones incompatibles con la función pública, entre otros delitos.



El pedido tiene origen en una investigación por contrataciones irregulares en las Unidades de Pronta Atención (UPA) de Buenos Aires que partió de una denuncia presentada por la diputada de Cambiemos Elisa Carrió el 31 de mayo de 2016. Lilita acusó de presunto lavado de dinero, negociaciones incompatibles con la función pública y desvío de fondos destinados a obras públicas.

La megacausa, a cargo del fiscal Garganta, puso énfasis a las presuntas "cajas negras" de la gestión bonaerense en el lapso 2007-2015.

Scioli tuvo su primera indagatoria por corrupción en mayo, cuando presentó un escrito de 54 páginas en el que aseguró: "Durante toda mi gestión gubernamental he sido muy celoso en el cuidado de los intereses públicos a mí confiados por el voto popular”.

Además afirmó: “No intervine directamente en la gestión de los expedientes de las licitaciones, ninguna contratación fue irregular y contaron con la expresa conformidad y ratificación de la Fiscalía de Estado, la Asesoría General de Gobierno y la Contaduría General de la Provincia".

El ex mandatario provincial hacía alusión a la denuncia de que se habría beneficiado con fondos públicos a Miller Building, una empresa privada que le pagaba al ex gobernador alquileres millonarios por la locación de un inmueble en Villa La Nata, el lugar de descanso de Scioli.