Sociedad

Murió el campesino que había sido atacado por la policía en un desalojo en Santiago de Estero

Héctor Reyes Corvalan estaba internado desde hacía diez días tras ser víctima de una cruenta agresión por parte de las fuerzas de seguridad.

Hace diez días los curas santiagueños de la Pastoral Social y Derechos Humanos efectuaron una grave denuncia: en el marco de un desalojo ordenado por una jueza en favor de un empresario mafioso, el campesino Héctor Reyes Corvalán había sido atacado por efectivos policiales y se encontraba gravemente herido.

Hoy al padre Sergio Lamberti le tocó comunicar la dolorosa noticia del fallecimiento del hombre que estaba internado en terapia intensiva desde entonces.

"Les comunico una triste noticia. Hace algunos instantes ha fallecido el campesino de Suncho Pampa, Héctor Reyes Corvalan, el que había sufrido la violencia en una orden de desalojo. Una plegaria por él, que ya descansa en paz. Seguramente desde el Cielo nos ayudará a lograr la justicia esperada. Una plegaria por su esposa, María Rosa, y todos sus hermanos y sus hijos", dijo el religioso visiblemente conmovido.

Organizaciones campesinas de Santiago del Estero habían denunciado hace diez días que Corvalán había sido ferozmente atacado por la Policía que llegó a cumplir una orden de desalojo. No solo fue impactado por balas de goma y sufrió múltiples quemaduras. "En el operativo hicieron destrozos (hornos, cercos), mataron a los perros, se robaron 200 cabezas de ganado e incendiaron el rancho", revelaron.

La orden de desalojo había sido emitida por la jueza María Cecilia Paskevicius, del Juzgado Civil de Tercera Nominación, magistrada que en reiteradas oportunidades emitió órdenes judiciales en contra de los derechos campesinos e indígenas, de las familias y sus territorios.

La decisión de la jueza había tenido lugar en el marco del conflicto que mantienen los campesinos locales con el empresario cordobés Néstor Quesada, que desde 2012 intenta apropiarse de sus tierras.

Quesada opera con una banda armada en la zona. En múltiples ocasiones, esas bandas efectuaron amenazas de muerte con armas de fuego, daño en el campo, incendio de cercos y matanzas de animales.

Todas esas situaciones fueron denunciadas por las organizaciones que agrupan a los campesinos, pero la Justicia nunca actuó. "La Justicia y las fuerzas policiales solo actúan para defender los intereses de los terratenientes, como los del empresario Quesada en este caso", denunciaron los campesinos.

Seguinos