La mandataria germana, Angela Merkel, anunció pocas horas después de un fracaso electoral, que renunciará a la reelección como presidenta de la Unión Cristianodemócrata (CDU) y a su escaño en el Parlamento, aunque seguirá como jefa del Gobierno en Berlín hasta que termine la actual legislatura en 2021.

Hasta el momento se presentaron tres candiatos para su silla en el partido: Friedrich Merz, Annegret Kramp-Karrenbauer y Jens Spahn.

Con la salida de escena de  Angela Dorothea Kasner, conserva el apellido, de su ex marido Ulrich Merkel, aunque el matrimonio apenas duró cinco años, ya se desató una interna por la sucesión.

Merkel escribió por partida doble una página de la historia: se convirtió en la primera mujer y primera dirigente política que creció en el Este y que asumió la Cancillería alemana.

Con 18 años al frente de la CDU y como canciller, Merkel multiplicó su poderío sin dejar de ser la "Angie" o "Mutti" (mamá) del electorado.

PERDIÓ Y ANUNCIÓ QUE SE VA

"No voy a presentar mi candidatura a la presidencia de la CDU y en segundo lugar, esta cuarta legislatura será mi último mandato como canciller. En las elecciones generales de 2021 no me presentaré al cargo de canciller, ni al Parlamento, ni a ningún otro cargo político", agregó.


Merkel comunicó su decisión tan solo un día después de que su partido sufriera un duro castigo en las urnas en las elecciones regionales de Hesse, en el oeste del país.


El de este domingo fue el segundo revés que la formación conservadora sumó en tan solo quince días, pues a mediados de octubre su partido hermano bávaro, la Unión Cristianosocial (CSU), perdió la mayoría absoluta del próspero "Land" del sur de Alemania.