La imputación contra el presidente Mauricio Macri por los presuntos delitos de abuso de autoridad e incumplimiento de deberes de funcionario público, a raíz del acuerdo con el FMI, quedó cerrada luego de que el fiscal general Germán Moldes dejó caer la apelación de archivar la denuncia que habían presentado  los dirigentes Claudio Lozano y Jonatan Baldivieso.

Prensa Presidencia
Prensa Presidencia



La acusación tenía origen en que el jefe de Estado no consultó al Congreso para concretar el préstamo por de 57 mil millones de dólares. El fiscal Jorge Di Lello imputó a Macri, al jefe de Gabinete, Marcos Peña; el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el ex titular del Banco Central Luis Caputo.

"Esta Justicia Federal está atestada de denuncias y contradenuncias, sin más horizonte aparente que la primera plana del diario de mañana" (Moldes)


Pero el juez federal Julián Ercolini no había hecho lugar a la medida cautelar para suspender el acuerdo con el organismo internacional y Moldes era el último recurso ante la Cámara Federal.



Moldes argumentó que "esta Justicia Federal está atestada de denuncias y contradenuncias, sin más horizonte aparente que la primera plana del diario de mañana", mientras que Di Lello había dicho en su apelación que "las ilegalidades e inconstitucionalidades alegadas en la denuncia resultan verosímiles y lógicas".

El juez, que suele impulsar todas las causas contra el gobierno anterior, ya había beneficiado a la actual gestión en varias denuncias en las que no mantuvo los recursos de apelación, como en el caso de los Panamá Papers, otra contra Gustavo Arribas y contra Mario Quintana.