La chancha y los 20: el campo pide más ajuste, menos impuestos y flexibilización laboral
La chancha y los 20: el campo pide más ajuste, menos impuestos y flexibilización laboral
Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), la organización patronal de productores rurales fundada en 1943 y que integra la Mesa de Enlace Agropecuaria, junto a la Sociedad Rural Argentina (SRA), la Federación Agraria Argentina (FAA) y CONINAGRO -las cuales virtualmente paralizaron el país durante los piquetes que realizaron con motivo de la ley 125- volvió al ataque.
 
Desde la CRA -insaciables a pesar de haber sido uno de los sectores más beneficiados y enriquecidos durante la gestión macrista- ahora reclaman una reforma tributaria y laboral.
 
Exigen que la mencionada reforma laboral dé "el marco legal a las nuevas relaciones comerciales y de empleo" con la excusa de "mejorar la capacidad de generar nuevos puestos de trabajo".
   
El presidente de Confederaciones Rurales Argentina (CRA), Dardo Chiesa, sostuvo que "el camino del déficit fiscal cero es el correcto". Sin embargo se ocupó de avisar que "la sociedad se ha colmado la capacidad contributiva y para terminar de alcanzarlo, el ajuste debe venir de la política y el Estado".
 
En un texto difundido, Chiesa dijo que "el sector sigue reclamando una reforma impositiva integral de los tres estamentos, Nación, Provincia, Municipio, una reforma laboral que dé el marco legal a las nuevas relaciones comerciales y de empleo, dando así la capacidad de generar nuevos puestos de trabajo".
   
En pos de la demonización de ciertos sectores políticos, dijo: "En la vereda opuesta, sectores de la izquierda y el kirchnerismo con acciones planificadas y programadas volvieron a intentar frenar la sesión en Diputados, hecho que tiene gravísimas consecuencias institucionales".
   
Chiesa, el mismo que hace pocos días declaró tener "gente dispuesta a salir a la ruta" en tono de amenaza por la posible vuelta de las retenciones, se animó a decir que "si atentar contra el funcionamiento de la Cámara legislativa con hechos de violencia, no es un daño a toda la democracia, entonces Argentina no ha aprendido nada".
   
Agregó en este sentido que "dos modelos se debaten en la Argentina, el de la institucionalidad y el de la violencia institucional".
   
"CRA insta a transitar el camino de la institucionalidad, del debate genuino y enriquecedor, con el respeto de las distintas ideologías, como lo establece nuestra Constitución Nacional que otorga el derecho de huelga y habilita otros mecanismos para realizar los reclamos", dijo el dirigente.