El presidente Donald Trump responderá con un ataque digital a Rusia si este país interviene a través de las redes sociales en las elecciones de medio a celebrarse este martes. Trump hizo campaña agitando el miedo a la inmigración.

Recordemos que las operaciones el hackeo ruso afectaron en el 2016 los correos electrónicos y los documentos del Partido Demócrata, también pentraron fuertemente las redes sociales e hicieron contactos con miembros de la campaña de Donald Trump.

Sólo con las firmas del secretario de Defensa, James Mattis y del director nacional de Inteligencia, Dan Coats, puede lanzarse una represalia.

Según The Center for Public Integrity, Trump ordenó al Departamento de Defensa y a la inteligencia de su país que ante la evidencia de que trolls rusos interfieran en la intención de voto respondan con un ciberataque focalizado hacia un número no determinado de servidores.

Repercusión en la reelección de Trump


Trump no para de decir que los demócratas convertirán a Estados Unidos en Venezuela y permitirán a los inmigrantes "arrollar" el país si recuperan el control de alguna de las dos cámaras del Congreso.


En el Senado, donde se renuevan 35 escaños de los 100 existentes -dos de ellos por elecciones especiales en Minnesota y Mississippi-, las posibilidades de los demócratas de recuperar el control son mínimas, 15% según el portal de análisis FiveThirtyEight.

El mapa electoral les juega en contra: para obtener la mayoría de 50 no sólo deben mantener los 26 bancas que están en juego, sino que además deben ganarles dos a los republicanos, y en estados conservadores.


En la Cámara de Representantes, en cambio, donde se reeligen la totalidad de los 435 escaños, la probabilidad de los demócratas de recobrar la mayoría perdida en 2010 se eleva a sus máximos históricos, 85% según los cálculos de FiveThirtyEight, ya que sólo necesitan arrebatar 23 bancas a los republicanos.