"Utilizar la categoría
"Utilizar la categoría 'extranjeros' asociada a la palabra 'delito' es muy problemático"
El ensayista y editor Alejandro Katz se refirió a la polémica sobre el racismo y la xenofobia con el que parte de la sociedad y la política argentina parecen sentirse a gusto a la hora de expresarse en ese sentido.
 
En declaraciones al programa A los botes por FutuRock FM, Katz dijo que "ha pasado muy poco tiempo del triunfo de Bolsonaro como para medir el impacto en Argentina. Desde hace cierto tiempo hay una salida de un régimen discursivo construido lentamente hace años, un abandono de la corrección política. En algunos momentos se había pecado de excesos".
 
"Se han excluido algunos temas que tienen que ver con un pensamiento dañino: el modo de adjetivar a los afroamericanos, a las mujeres, discapacitados, expresaba, sin conciencia, sistemas de discriminación y desprecio", señaló.
 
"Durante varias décadas, hemos ido aprendiendo que el discurso público tiene una incidencia importante en el modo en el que las cosas ocurren en la sociedad. Nos cuidábamos de hablar de cierta forma y esos cuidados han empezado a ser dejados de lado desde la campaña de Trump. Bolsonaro siguió ese camino", reflexionó el especialista.
 
"Durante bastante tiempo estuvimos haciendo un ejercicio para que el lenguaje estuviese hecho con más sustantivos que con adjetivos. Esta gente empezó a reponer los adjetivos negativos. Hablar de ese modo implica la posibilidad de que algo grave ocurra", advirtió.
 
En este sentido dijo que "siempre hay personajes de la política en busca del camino del éxito, independientemente del modo en que esto se construye. Si ven una receta triunfadora en algún lado están dispuestos a imitarla. Esos personajes son una mezcla de oportunismo, demagogia y cinismo".
 
"También existen pulsiones muy reaccionarias y conservadoras en las sociedades. Hay una batalla permanente entre valores, principios democráticos, tolerancia, respeto y pluralidad, y principios intolerantes y unanimistas".
 
"Cuando el escenario internacional o algunos sectores relevantes muestran que ciertas estrategias políticas son pregnantes, hay muchos que se ponen en la cola de querer ser los émulos locales. El problema de Bolsonaro es lo que ha dicho y el próximo va a ser lo que haga cundo esté en el Ejecutivo. Cuando esos discursos se transforman en políticas es mucho más complicado", dijo el ensayista.
 
"Yo entiendo que la tentación de convertir a Macri en Bolsonaro es muy intensa y satisfactoria. Pero no me parece que estemos en el terreno de la xenofobia, no creo que la Argentina lo acepte estos discursos. Creo que la xenofobia es otra cosa. Hay que oponerse a lo que ocurre y no a lo que uno quisiera que ocurra para que sea más dramática la situación", dijo Katz.
 
En este sentido expresó que "hay políticas de inmigración más cerradas o más abiertas. Utilizar la categoría 'extranjeros' asociada a la palabra delito me parce muy problemático. Los gobiernos pueden estimular esos sentimientos cuando hay alguna base cultural que lo permita. En el caso de Argentina, eso me parece improbable".
 
Por otra parte dijo que "es muy grave lo que dijo Patricia Bullrich sobre el uso de las armas. Lo que no tenemos que hacer es sugerir que es posible que la fuerza no esté monopolizada por el Estado. Ese es el principio que debería regir el discurso referido a la seguridad en Argentina. Hay una función pedagógica carente".