El actual presidente de Brasil, Michel Temer, invitó al electo mandatario Jair Bolsonaro a que lo acompañe durante su visita a Buenos Aires con motivo de la cumbre mundial del G20 que comenzará el 30 de noviembre próximo.

El ultraderechista prometió una pronta respuesta al mandatario, con quien acordó una transición fluida entre ambos gobiernos.

En una breve declaración conjunta a la prensa en el Palacio de Planalto, Temer se esforzó por demostrar la buena relación que mantiene con el dirigente fascista y prometió impulsar ante el Congreso de Brasil los proyectos que Bolsonaro considere prioritarios para su futura gestión.

Además, avanzaron en la posibilidad de visitar juntos al presidente argentino, Mauricio Macri, quien estaría dispuesto (según señalaron fuentes de Casa Rosada a Infonews) a recibir a ambos políticos en una reunión conjunta.

El ex militar de 63 años, explicó que en su encuentro con Temer abordaron la "gobernabilidad" de Brasil, al tiempo que elogió al actual presidente interino y adelantó que mantendrá "muchas cosas" de su gestión.