Chivilcoy tiene un proveedor de trabajo central que es el estado municipal. El segundo es la planta ensambladora de zapatillas deportivas Paquetá, en la que trabajan hoy unas 600 personas que, sin embargo, celebrarán el fin de año con la amarga certeza de que comenzarán el 2019 sin empleo.

La sede de la planta que trabaja para la firma Adidas ratificó un anuncio que realizó hace algunos meses: el 31 de diciembre será el último día que estará operativa luego de doce años de producción en esa localidad bonaerense.

Tras doce años funcionando en la localidad bonaerense, la empresa argumentó que el cierre se debe al derrumbe del consumo y la consecuente acumulación de stock. Además, la falta de inversiones también hirió de muerte a la planta, que ya había ejecutado suspensiones y retiros voluntarios.

Según informó el diario La Razón de Chivilcoy, 178 personas ya son ex trabajadores de la firma de capitales brasileros. Algunos de ellos cobraron ya la indemnización pero otros todavía están en la espera en medio de una promesa de que el dinero aparecerá en los próximos diez días.

Chivilcoy tiene 60 mil habitantes, de los cuales algunos miles dependian directa o indirectamente de la planta que cerrará en poco más de un mes.

"Chivilcoy está angustiado. No son solamente los trabajadores. Es la fábrica más importante que hay en la ciudad. Si cierra seguramente va a marcar un antes y un después en lo económico, lo social, y va a dejar a muchos trabajadores desesperanzados, sin creer en nadie", dijo el delegado regional Juan López.

El intendente dijo en conferencia de prensa que hay una firma italiana interesada en ocupar el espacio de 5 mil metros cuadrados en el Parque Industrial, sobre la Ruta 5, kilómetro 16.500, que Paquetá alquila. Según trascendió, en caso de producirse ese desembarco, se podrían habilitar unos 300 empleos.