Contra la opinión de educadores y alumnos, así como de especialistas de distintas áreas dentro de la Argentina y también del exterior, la Legislatura porteña, por orden del Poder Ejecutivo porteño, aprobó el proyecto de creación de la UniCABA (universidad docente) con 34 votos afirmativos y 26 negativos.

La jornada estuvo desde el principio llena de tensión. En la calle Perú se movilizaron centenares de personas que protestaron contra la virulencia con la que los representantes de Horacio Rodríguez Larreta en la Legislatura.

El proyecto fue modificado varias veces desde que se presentó por primera vez hace un año, cuando el texto establecía sin filtros el cierre de los 29 institutos de formación docente existentes en la Ciudad. Tras ese disparate y al notar que la iniciativa podría incluso quebrar al bloque larretista, el presidente de la Comisión de Educación de la Legislatura, Maximiliano Ferraro, presentó en agosto último una norma modificada que plantea la existencia de la UniCABA al mismo tiempo que los profesorados.

Sin embargo, los educadores aseguran que al fin de cuentas no hay mayores cambios, ya que el flamante organismo decidirá qué institutos de formación docente son valiosos y cuales no.

Mientras adentro del recinto el macirsmo se disponía a aprobar la norma, afuera la Policía de la Ciudad avanzó a con gases y palazos sobre la multitud de estudiantes terciarios y docentes que se movilizaron contra la aprobación del proyecto. Hubo varios heridos, entre ellos un joven esudiante que recibió un palazo en la cabeza.

Los legisladores Myriam Bregman, Patricio Del Corro, Andrea Conde, Paula Pennaca, Javier Andrade y Victoria Montenegro salieron para intentar evitar la violencia policial pero también sufrieron la represión.

Este miércoles, investigadores del Grupo de Trabajo Política educativa y Derecho a la Educación de CLACSO, la Red de Estudios sobre el Trabajo Docente (RED ESTRADO) y el Observatorio Chileno de Políticas Educativas (OPECH), dirigieron una carta a los legisladores para expresar su “severa preocupación” por la probable aprobación de la ley de creación de la UniCABA que “pone en gravísimo riesgo la subsistencia de los históricos Institutos de Formación Docente de la Ciudad”.

“No hay investigación disponible que muestre que las Universidades necesariamente forman mejor a los docentes que los Institutos Superiores. Por el contrario, hay estudios que dan cuenta de las vacancias de dicha formación cuando se desarrolla en Universidades”, explicaron los investigadores.

“Pensar y repensar la formación docente exige hacerlo con quienes la construyen cotidianamente. Llama la atención y preocupa la ausencia de diálogos constructivos y respetuosos, de debates abiertos y plurales que los tengan como protagonistas junto a investigadoras, docentes universitarios, gremios docentes, padres de familias, centros de estudiantes, etc.”, sostuvieron también.