El mercado inmobiliario es un sector que en España mueve miles de millones de euros cada año. Su evolución y cambio constante ya son una característica propia de la Marca España, y la capacidad de adaptación del sector es increíble. Ha sabido actualizarse y evolucionar al ritmo de los tiempos que corren y si antes tener un piso en primera línea de playa era imprescindible, ahora se ha convertido en una fuente extra de ingresos para sus propietarios. Y todo gracias a los alquileres vacacionales de corta duración.

Aun así, la compra de viviendas habituales es una práctica que siempre estará ahí. Todo individuo busca su lugar en el mundo, un sitio en el que desarrollarse personalmente, sentirse cómodo y formar una familia. Aunque la edad de compra de la primera vivienda se haya retrasado con respecto a hace 20 años, sí que es cierto que los jóvenes se plantean antes la posibilidad de comprar frente a alquilar. Este cambio de mentalidad, viene intensamente motivado por la elevada subida del precio de los alquileres no solo en las grandes ciudades, sino también en el resto de la geografía española.

Ante la extendida creencia de que “el alquiler es dinero tirado a la basura” y “con una hipoteca, al menos la casa es tuya”, cada vez son más las personas que se plantean comprar y hacer de esa propiedad su primer hogar. Esta es una tendencia al alza que las empresas relacionadas con los inmuebles no pierden de vista, de tal forma que entre sus objetivos se encuentra el desarrollo de novedosos productos y soluciones. También saben que es esencial que estos se adapten a los desafíos económicos a los que se enfrentan las generaciones actuales, entre los que destacan los sueldos percibidos y la dificultad que supone ahorrar en ciudades muy grandes, donde la vida es más cara.

Más tarde o más temprano, puede surgir la necesidad de cambiar de vivienda. Los motivos pueden ser muy variados, aunque entre estos podemos destacar el aumento del núcleo familiar, un traslado de ciudad o problemas económicos. Si nos centramos en el factor económico, durante el punto más álgido de la crisis económica aumentó la oferta de viviendas, la cual estaba muy por encima de la demanda de aquellos años. Esto provocó que muchas personas bajaran el precio de las propiedades que tenían a la venta. Esa decisión hizo que muchos vendieran sus casas, en la mayoría de los casos, por un valor mucho menor en comparación con lo que pagaron cuando las compraron.

En medio de ese panorama, muchos inmuebles se vendieron a pérdidas y parte del dinero recibido se fue con el pago de la plusvalía municipal. Ese impuesto no sólo se aplica a la venta de inmuebles, sino que también hay que pagarlo en el caso de heredarlos o recibir como una donación.

Hasta hace relativamente poco, eso era lo normal. Sin embargo, eso cambió el año pasado gracias a una sentencia del Tribunal Supremo, que declaró inconstitucional el pago de la plusvalía municipal si la transmisión del inmueble implicaba pérdidas. Esa sentencia, del 16 de Febrero del 2017, ofrece la posibilidad a todos aquellos vendedores, herederos y beneficiarios de recuperar este impuesto siempre y cuando se cumplan las siguientes condiciones: si la propiedad inmobiliaria se vendió por una cantidad menor en comparación con el precio que se pagó; si se heredó o recibió un inmueble por un valor de transmisión inferior al de adquisición; o si la transmisión por venta, herencia o donación tuvo lugar en los últimos 4 años y no es una finca rústica, sino un inmueble urbano.

Si se cumple con los requisitos anteriores, lo más probable es que se pueda reclamar la plusvalía municipal. De esa tarea se encargan los Ayuntamientos, concretamente el Ayuntamiento al que se le abonó el impuesto y es a este al que se debe reclamar. La sentencia del Tribunal Supremo se aplica a toda España.

En internet se pueden encontrar muchos resultados acerca de la devolución del impuesto. Simplemente escribiendo plusvalía municipal Zaragoza en cualquier buscador, la persona interesada será redirigida a una gran cantidad de información relacionada. Sin embargo, eso puede resultar confuso y existen ciertos matices que quizás no se tienen en cuenta de primeras. Es por ello que lo mejor es ponerse en manos de profesionales, que aseguren una reclamación exitosa y garanticen recuperar el dinero.

De esa forma, por un pequeño porcentaje de la cantidad económica recibida, un equipo de asesores especializados podrá estudiar el caso y aconsejar acerca de la mejor forma de actuar. Si alguien piensa reclamar la plusvalía municipal en Zaragoza por la venta, herencia o donación de cualquier tipo de vivienda o propiedad en suelo urbano, puede consultar su caso con un equipo de abogados y economistas expertos en la materia.