foto: redes
foto: redes

El peor año de la relación entre Mauricio Macri y Elisa Carrió tuvo su impasse durante la cumbre del G20 en Buenos Aires pero, a 48 horas de finalizado el encuentro que parecía relanzar al gobierno nacional, la flamante medida represiva con el sello de Patricia Bullrich hizo explotar (otra vez) a la chaqueña.

"No me importa lo que opine el Presidente"

"La reglamentación para fuerzas de seguridad dictada por la ministró Bullrich viola los Derechos humanos fundamentales. Nosotros no vamos a ir al fascismo", disparó al centro del ministerio de Seguridad la líder de la Coalición Cívica a través de su cuenta de Twitter, que estuvo calculadamente inactiva durante el último fin de semana.

"A la ministro de se le va la mano", añadió segundos después, en obvia referencia a la doctrtina Chocobar que el Estado nacional impone a la ciudadanía dando bandera a cuadros a la Policía para disparar por la espalda sin siquiera dar la voz de alto.

No conforme con eso, apenas un par de minutos después arremetió directamente contra su (por ahora y cada vez menos) aliado político, el jefe del Estado, en este caso en relación al proyecto que vuelve a habilitar el aporte en blanco de empresas a los partidos políticos.

"Voy a votar en contra del aporte de empresas a los partidos políticos, de acuerdo con la doctrina histórica de la CC ARI porque esto es los que permite mantener la independencia para defender al pueblo", disparó en la red 2.0 y luego recargó las armas y volvió a arremeter.

"No me importa lo que opine el Presidente, sostengo lo mismo que decimos desde hace 25 años", remató.

En el espacio comandado por la legisladora nacional aguardan con inquietud el contraataque de Bullrich, que no suele quedarse callada ante las opiniones adversas. En tanto, suponen en el entorno de Carrió que Macri evitará confrontar, al menos por ahora.