Sociedad

Código urbanístico: Cambiemos impuso su número pese a la oposición de los vecinos

En una sesión maratónica, la Legislatura aprobó el Código Urbanístico y de Edificación, el cual fue denunciado como un negocio inmobiliario por parte del oficialismo.

A pesar de un gran operativo de seguridad con vallas y agentes de seguridad en las puertas de la Legislatura, un grupo de vecinos logró entrar al recinto para reclamar que se archive el proyecto de los códigos Urbanísticos y de Edificación. Tras las vallas, los vecinos improvisaron actos, explicando lo negativo de esas normas impuestas por Cambiemos.

Jonatan Baldiviezo, titular del Observatorio del Derecho a la Ciudad, sobre el vallado excluyente y represivo opinó: "En la ciudad se podrá sobreconstruir, colapsar los servicios públicos, destruir las identidades barriales, y la policía lo garantiza".

"Un partido solo no puede arruinar para siempre la Ciudad", sostenían quienes protestaron durante la sesión. Desde la oposición se insistió que el PRO y sus aliados, a sugerencia del jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, sacarán los obstáculos juridicos para dar rienda suelta a los negocios de los grandes desarrolladores inmobiliarios.

El legislador del Polo Obrero Gabriel Solano manifestó que beneficiará “los negocios inmobiliarios a expensas de la Ciudad” y Sergio Abrevaya, del GEN, dijo que “va a empeorar la calidad de vida de los vecinos”.

La sesión fue maratónica; además de la aprobación de los códigos Urbanístico y de Edificación, también se autorizó al Ejecutivo a llamar a Licitación para otorgar en concesión, por un plazo de 15 años, los predios donde funciona el centro comercial Buenos Aires Design (Recoleta) y una playa de estacionamiento lindera al Hipódromo de Palermo.

Otros proyectos tratados fueron la concesión del subte, el código de Habilitaciones, el Gigena, la ex carcel de Caseros (donde se ratificó el convenio para obras de urbanización), el Mercado de Hacienda y el uso de una App para taxis donde reciban pedidos de viajes y la implementación de pagos con tarjetas de crédito y débito.

Precisamente, fueron los conductores agrupados en Taxistas Unidos quienes hicieron una manifestación, vigilados por los efectivos de la Guardia de Infantería y de la Policía de la Ciudad.

Vamos Juntos, es decir el PRO y la Coalición Cívica, aprobaron todo el paquete sin el apoyo de los partidos de la oposición, ni los vecinos que les gritaron: "Ladrones". Con 34 votos se impusieron a los 24 de toda la oposición.

El socialista Roy Cortina se quejó del tratamiento express del proyecto: “Hay muchos ministros que se creen que el Poder Legislativo es algo menor, que pueden mandar un proyecto y ser despachado rápido" y denució que prevaleció el interes de las desarrolladores inmobiliarios. Y esto quedó demostrado con las modificaciones de último momento que hizo la presidenta de la Comisión de Planeamiento Urbano, Victoria Roldán Méndez.

Javier Andrade de Unidad Ciudadana señaló: “El Pro tiene un problema estructural con la participación de la gente, el Foro Participativo era algo que tenía que funcionar desde el principio pero tuvieron que esperar a que hubiese una decisión judicial para llamarlos”.

El legislador denunció que “los primeros que se benefician son los grandes tenedores de tierra de la Ciudad” ya que “una vez reglamentada la ley, los Paolo Rocca, Marcelo Mindlin y otros amigos del presidente van a ser mucho más ricos porque sus tierras van a valer mucho más”.

Y ejemplificó con la manzana del barrio de Belgrano, delimitada por las calles La Pampa, Sucre, Castañeda y Figueroa Alcorta: “Con el código todavía vigente, está zonificada como Zona 6, del distrito U23, con una altura máxima de 10 metros. Con la nueva norma, al modificarse el distrito U, a la manzana le cambian la altura y cuenta con 20 metros más de constructividad. El doble. ¿A quién beneficia esto? A Mindlin, que lo acaba de comprar”, explicó.

El nuevo Código de Edificación 

- Pautas en materia de estética urbana la cual amerita la tutela estatal, considerando la preservación patrimonial por medio de la definición de los criterios de intervención y diversos grados de adecuación.

- Nuevas condiciones para la distribución de la superficie de las viviendas, con las mismas prestaciones en términos de habitabilidad, ventilación e iluminación, teniendo como consecuencia la mejora de su funcionalidad y un mayor acceso a la vivienda.


- Nuevos parámetros para garantizar mejoras en la habitabilidad, la accesibilidad y la salubridad, incluyendo políticas de género, actualizando la clasificación de los usos.


- Nuevas prestaciones relativas a la prevención y protección contra incendios, teniendo en consideración los tipos de locales y usos.


- La implementación del diseño sustentable, estableciendo soluciones ambientales y requisitos mínimos que deberán ser respetados, como el control en el uso del agua, el uso eficiente de la energía, y la gestión de residuos en obra, entre otros.


- Respecto de las Estructuras se incorporan nuevos estándares de calidad para el cálculo y seguridad de las construcciones.

Noticias de “Ciudad de Buenos Aires”
Seguinos