Esta semana el Indec dará a conocer la inflación de noviembre y, según los trascendidos, se ubica por debajo del 3 por ciento. Mientras tanto, el acumulado en lo que va de 2018 aparece como salvaje para cualquier familia argentina que depende de un sueldo o a lo sumo alguna ayuda del Estado.

La inflación acumulada entre enero y noviembre último llegó al 45,9 por ciento, según un informe de la consultora Focus Market.

El listado de productos hiperinflacionados publicado por el diario Ámbito financiero lo encabezan las harinas, que se dispararon el 129,9 por ciento en solo once meses. Lo siguen los pañales, con el 108,8 por ciento y las pastas secas, con subas del 94,8 por ciento.

El ránking se completa con los aceites (71,2 por ciento de aumento); hamburguesas (67,2%); detergente (60,5%); papel higiénico (58,9%); (56,6%); jugos (50,9%); café (50,5%) y los detergentes (50,8%).

En tanto, en noviembre en comparación con el mes anterior, hubo subas de hasta el 14,5 por ciento en los yogures y del 14,1 en los jugos líquidos.