Foto: Facebook Campaña Nacional por el Derecho al Aborto - Córdoba
Foto: Facebook Campaña Nacional por el Derecho al Aborto - Córdoba

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Córdoba falló este martes a favor de los abortos no punibles - que estaban suspendidos hace seis años - y habilitó la Guía de Procedimiento para la Atención de Pacientes que soliciten Prácticas de Aborto no Punibles, para casos de embarazos producto de violaciones o que pongan en riesgo la salud de las personas gestantes.

Por cuatro votos contra tres, el máximo tribunal cordobés revocó la sentencia de Cámara de Apelaciones que había declarado inconstitucional al protocolo de atención al dar lugar a un amparo presentado en 2012 por la asociación civil católica, Portal de Belén.

El quid de la sentencia fue si una niña, adolescente o mujer víctima de violación podía acceder a la práctica con una declaración jurada - como lo decretó la Corte Suprema de Justicia de La Nación (CSJN) en el fallo F.A.L. de 2012 - o si necesitaba realizar una denuncia penal. Pero las y los jueces cordobeses dejaron en claro que ninguna provincia puede ir contra leyes federales y dieron luz verde a la aplicación de la guía de procedimientos.

"Hoy vivimos un fallo fundamental para las mujeres y personas gestantes: quebramos el bloqueo de la ONG Portal de Belén sobre la aplicación del protocolo de abortos no punibles. Luego de 6 años de lucha incansable, somos un poco más libres", destacaron desde la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto - Córdoba.

En marzo de 2012, la CSJN determinó en el denominado fallo F.A.L. que todas las mujeres embarazadas producto de una violación pueden solicitar la interrupción de la gestación. Con esa sentencia, el tribunal zanjó una discusión jurídica histórica al dejar en claro que el Código Penal del año 1921 despenaliza el aborto para todos los casos de violación y no solamente para cuando se trata de una abuso sexual contra "una mujer idiota o demente”, como dice el artículo 86 del Código.

En esa oportunidad, la Corte también definió que no era necesaria una denuncia penal para solicitar la práctica, sino que bastaba con la declaración jurada de la víctima. Además, exhortó a las provincias a crear protocolos sanitarios para esos casos. En consecuencia, el Ministerio de Salud cordobés dictó en marzo de 2012 la Guía de Procedimiento para la Atención de Pacientes que soliciten Prácticas de Abortos no Punibles. A los pocos días, la asociación civil Portal de Belén presentó un amparo en contra que hasta este martes suspendió los casos de ILE en el territorio provincial.

En agosto de 2012, el juez de primera instancia Fernando Ossola determinó que la ILE por violación sólo era posible si mediaba una denuncia penal, y no una declaración jurada anexada a la historia clínica. Y así comenzó este largo proceso judicial que tuvo su desenlace ayer con organizaciones feministas celebrando en la puerta de los tribunales de Córdoba la reconquista de un derecho de las mujeres y personas gestantes.