“Macri compró vagones con asbesto y Larreta intentó encubrirlo”
“Macri compró vagones con asbesto y Larreta intentó encubrirlo”

El legislador porteño, Mariano Recalde, se refirió a la escandalosa compra de vagones con material cancerígeno para la línea B que realizó el Gobierno de la Ciudad en 2011.

Tras conocerse la confirmación de Sbase de la detección de material cancerígeno en los vagones comprados a España, Recalde expresó: "La situación es doblemente grave. Por un lado, se compró una chatarra carísima que además no servía para nuestros subtes y hubo que adaptar los andenes para que pudieran entrar. Por el otro, nos enteramos a raíz de la denuncia de una diputada madrileña que las formaciones tenían asbesto: fallecieron dos trabajadores españoles y otros dos están enfermos".

En ese marco, Recalde apuntó: “Pagamos 550 mil euros cada formación y hoy se venden como chatarra a 4 mil. Recordemos que la compra se hizo en medio del apoyo de Macri a la campaña presidencial de Rajoy, que terminó destituido por corrupción"- .

Por último, el legislador recordó que el bloque Unidad Ciudadana firmó con los legisladores de Podemos un compromiso de seguimiento e intercambio recíproco de información sobre el caso. Además, se presentaron dos pedidos de informe y un proyecto para crear una comisión investigadora. “Todas las iniciativas fueron rechazadas por el oficialismo. Macri hizo una compra escandalosa y Larreta intentó encubrirlo”, concluyó.

Material cancerígeno

Una vez que la empressa que realizó los estudios, Dicon, finalice el análisis del resto de los CAF 5000, será la encargada de "descontaminar" los trenes.


Sbase presentó un Plan de Gestión Integral de Asbesto de la Red de Subte durante una reunión convocada por la Subsecretaría de Trabajo porteña, en la que se estableció que se le dará prioridad al "análisis del material rodante, para continuar en las estaciones, talleres y subestaciones".


A su vez, incluye tres programas: la detección, el retiro y disposición final de los materiales, así como el cuidado de la salud de los trabajadores.


Sbase y Metrovías habían retirado de circulación en febrero de este año tres formaciones de la línea B adquiridas al Metro de Madrid, luego de que la empresa española confirmó "la existencia de amianto en dos modelos de tren", un material cancerígeno prohibido en ambos países.