Sociedad

El pan dulce, con historia y leyenda solidaria en medio de la crisis económica

Conocé la historia del cocinero Antonio, que produjo el primer “Pan de toni”, que -con los siglos- se convertiría en Panettone, una receta que se perdió en el tiempo. ¿Qué hay de nuevo en la mesa con la crisis?

Existen distintas leyendas sobre el origen del Pan Dulce. Una de ellas dice que el panettone nació una Nochebuena, en la corte de Ludovico, el Moro, señor de Milán entre 1494 a 1500. Cuenta que el Duque celebró la Navidad con una gran cena, llena de deliciosos platos dignos de la riqueza de la corte milanesa.

El postre iba a ser el final de tan lujoso banquete, pero, en el momento de sacarlo del horno, el cocinero se dio cuenta que se había quemado. Todos se preocuparon en la cocina de Ludovico, pero afortunadamente un lavaplatos, llamado Antonio, que había utilizado las sobras de los ingredientes para amasar un pan dulce y llevárselo a su casa, propuso servir su pan como postre. Así lo hicieron.

Tuvo tanto éxito que Ludovico preguntó al cocinero quién lo había preparado y cuál era su nombre. El cocinero presentó al joven Antonio, quien confesó que ese postre todavía no tenía nombre. El señor entonces decidió llamarlo “Pan de toni”, que con los siglos se convertiría en Panettone.

A partir de entonces ese Panettone se expandió por el resto de Italia y Europa, llegando hasta América. Distintas son las características que presenta el Pan Dulce según la región donde se fabrica, por ejemplo: Pan Dulce de Venecia, Stollen (pan dulce alemán), etc.

En Buenos Aires, llegan las fiestas de fin de año y todos comienzan a pensar en la mesa navideña. Uno que atrae por su sabor y la solidaridad, es el Pan dulce de la Abadía de Santa Escolástica se impone entre los gourmet, que lo eligen no sólo por su calidad sino también por sus precios moderados.

Lo elaboran en el monasterio en Punta Chica, Victoria, y han alcanzado, en la actualidad una bien merecida fama, a tal punto que tuvieron que abrir un nuevo local en el pasaje Libertad porque en el convento no daban abasto.

El producto estrella sigue siendo el “Pan dulce de la Abadía” con sus ingredientes empleados -todos ellos de primerísima calidad – y su elaboración enteramente artesanal. A esta originalidad se agrega la textura húmeda y esponjosa debido a la abundancia de frutas.

Los Pan dulce se presentan en cuatro tamaños - kg, 1/2 kg, 1/4 kg y 150 g- y en con diversos rellenos: frutas glaseadas y secas, cognac, pasas rubias, ananá, higos, ciruelas, damascos, naranja, cerezas al marraschino, nueces, almendras, avellanas y castañas de cajú. Y el Pan dulce de la Abadía sólo con frutos secos: nueces, almendras, avellanas, castañas de cajú, o con frutas glaseadas y secas y relleno de helado.

Y, por supuesto, para los niños, las galletitas de navidad cada año ganan más adeptos. Las hay de todas formas, diseños y tamaños

Otra variante es el tradicional Stollen, típico pan dulce alemán, de masa especiada rellena con crema pastelera, ciruelas remojadas en rhum y chips de chocolate.

Además, ofrecen una gran variedad de otros productos: Panforte di Siena, turrones, galletitas de navidad, mazapanes, bombones elaborados con chocolate belga, variedad de alfajores y de galletitas finas, trufas, marrón glacé, ciruelas rellenas con dulce de leche bañadas en chocolate belga, tortas inglesas, galesas, de dátiles, de frutos secos, figuras de chocolate en diseños exclusivos, cup-cakes con decoración navideña, ideal para alegrar la mesa de los más chicos.

Los productos se presentan también en vistosas bolsas navideñas, especialmente preparadas para regalos y que tienen una gran utilidad posterior. Asimismo tienen una amplia y cuidada gama de pesebres, adornos navideños, artesanías religiosas, medallas, tarjetas y estampas, dulces y licores.

AGENDAR 

. Abadía: Todos estos productos podrán adquirirlos en el local de la Abadía de Santa Escolástica: Martín Rodríguez 547 – Punta Chica – Tel: 4725-2829 – abadiareposteria@gmail.com y en su local del Pasaje Libertad, en Buenos Aires: Libertad 1240 P.B. local 19. Tel 4519-8016. Librería San Benito: Villanueva 929, Belgrano. Herman: Pueblo Caamaño. Av Caamaño y Verdi. Local 61 A, a 600 m de Panam. ramal Pilar. Km 46.Deli Club: Lamarca 391 Martín; Manzone 907 Acassuso.

• Gran Córdoba: más de 60 años sobre la Avenida Córdoba 4460. Su mejor pan dulce es el tradicional y se destaca por tener un buen equilibrio entre una rica masa y una cantidad de frutas suficiente.

• Nucha: desde 1989, su creadora hace el pan dulce tradicional que es del tipo milanés (alto, hecho con molde de papel) y su miga es más bien abudinada y compacta, lleno de frutas secas, pasas de uva y cascaritas de naranja. Arriba tiene almendras y nueces bien acarameladas. También hay una versión genovesa, otro milanés con almendra y nuez, y otra de chocolate con cascaritas de naranja. Todos deliciosos.

• La Nueva Muguet: su dueño es el campeón nacional de Pastelería Artesanal y le hace honores a su título. Los destacados: pan dulce tradicional con toda clase de frutos, el pan navideño (para quienes sólo pretenden una buena miga) y el de naranja y chocolate, para los más contemporáneos.

• El Progreso: ya lleva 95 años en el rubro y se caracteriza por conservar un horno desde 1919. Los panes dulces son furor en su confitería y se venden no sólo para las fiestas. Su variedad más destacada es el pan genovés con todos los frutos y perfumado con cáscara de almendras y azahar. Este año además, incorporan un producto típico de la región de Siena. El “Pan Forte di Siena”, que es un tipo de turrón redondo como las tortas alicantinas de navidad. Es a base de almendras, higos de Smirna, fruta abrillantada, cacao, canela, clavo de olor, pimienta y otras especias.

• La Nueva San Agustín: ubicada en el barrio de Palermo, ofrece un pan dulce tradicional desde hace casi 38 años que venden durante todo el año y es elaborado por un maestro que empezó desde muy joven. Tienen con todas las frutas o con distintos frutos por separado y también tipo pandoro. Se hace un cierto stock según los pedidos para que siempre sean bien frescos.

• Isis Confitería: esta confitería tradicional de Barracas se destaca por sus esponjosos pan dulces con frutas secas y abrillantadas o secas solas. Además, hacen una gran producción de diferentes budines para las fiestas. De naranja, limón, vainilla, marmolado, de manzana o con chocolate y dulce de leche.

• Maru Botana: para esta Navidad los locales de Maru ofrecen tradicionales panes dulces de 1kg con muchas frutas secas y un glaseado de limón en la cubierta. Para los más chicos, imposible dejar pasar sus deliciosas cookies con formas navideñas.

• Dos Escudos: ofrecen diferentes panes dulces tradicionales, pero se distinguen por su versión a la crema. Muchas frutas abrillantadas en una masa a base de crema que lo hace intenso, suave y esponjoso.

• Artiaga Confitería: acá hay pan dulce todo el año con frutas secas o abrillantadas. Para las fiestas, agregan a su producción el pan tipo madrileño y uno a puro chocolate que es de los más pedidos. Para completar la mesa navideña, también ofrecen turrones y garrapiñadas.

• Marrocos Confitería: los panes tradicionales con frutas abrillantadas o con frutas secas son los que siempre abundan detrás del mostrador al igual que los budines con frutas secas o pasas de uva. En esta confitería además reciben pedidos especiales y se puede encargar la variedad que uno quiera. Un dato no menor para los que deseen una masa deliciosa es que, por ejemplo, contenga chocolate o dulce de leche.

Noticias de “Navidad”
Seguinos