Sociedad

Emotivo poema dedicado a la memoria del gran Jaime Torres

Alejandro C. Tarruella

"Jaime pequeño de sonrisa solar, la ancha boca dentada en los caminos, haciendo una risa de todos, en el misterio sin tiempo de una zamba".  

 

Jaime Torres

Mauro Núñez sabe con quién hará música esta noche
mientras dormita sus silencios,
cerro adentro de una canción que aún nos acuna
y anda de charango en sueños
entre labriegos, pastores, mineros y alfareros
como cuando llegó de lejos, no tan lejos,
haciendo de sus manos
música de pueblos que recuperaban
en la yema de sus dedos
ciertos asuntos de historia hechos de tierra,
de madera y de piedra,
Jaime pequeño de sonrisa solar,
la ancha boca dentada en los caminos
haciendo una risa de todos
en el misterio sin tiempo de una zamba.
Pequeña es tu guitarra
hecha de América
para que los pueblos
desanden la alegría en dolor
de ese sueño que no arriba
y en el arte insumiso de una música andina
vuela con el cóndor
y regresa en el tranco corto
con aire de montaña.
 
Hoy partís nuevamente, Jaime
artista  del mundo
que apalabra la Patria Grande
con una cueca
y sufre en Chimba Chica
esa historia que parte de Bolivia,
renace en Tucumán y el mundo
y tiene un viento americano
en su vientre de piedra.
Te recordaremos en el amor
de los días de Abra Pampa,
Tilcara y Maimará,
junto al poeta Calvetti
en la Posta de Yatasto,
siempre en asuntos de andar mucho
sobre el horizonte
de la esquiva esperanza.
 
 

Noticias de “Música”
Seguinos