La pirotecnia en la Nochebuena y Navidad dejó un saldo en la Ciudad de Buenos Aires de 24 heridos, entre los que se encontraba una beba de seis meses, según datos del Hospital de Quemados y del Hospital Santa Lucía, quienes reciben a los principales accidentados en estas fechas. 

Unos nueve niños, entre ellos una beba de seis meses y un adulto ingresaron con heridas por efectos de la pirotecnia al Hospital de Quemados, en el barrio porteño de Caballito.

En tanto, en el Hospital Santa Lucía unas catorce personas fueron atendidas con lesiones en los ojos provocadas por pirotecnia.

Aquí, como en el Hospital de Quemados, fueron niños las víctimas. La doctora Nora Carballal, jefa de Guardia de ese centro médico, detalló que "la mayor parte son mayores de 15 años".

Las campañas contra la pirotecnia lograron que la cantidad de accidentados bajara a la mitad estos festejos de Navidad pero llamativamente los más perjudicados en su salud son menores que presentaron lesiones.

Sin embargo, los profesionales de la salud advirtieron que es necesario alertar con las campañas ya que en las fiestas de fin de año aumentan los casos en relación a Navidad.

"Todas fueron lesiones leves salvo a un paciente que se le hizo una sutura en las heridas de la mano y uno que fue derivado a una interconsulta con el (Hospital) Santa Lucía por una lesión en el ojo por una estrellita", explicó el jefe de guardia del Hospital de Quemados, Eduardo Burszteyn a los medios en la puerta del hospital.

El médico explicó que el 60 por ciento de los accidentados llegó después de la medianoche del lunes y que entre los menores de edad, hubo un caso "de una nena de 6 meses con una herida leve en el cuello".

"Con respecto a años anteriores prácticamente bajo a la mitad. Yo trabajo hace 40 años y antes teníamos un promedio de 350 personas heridas. Por suerte la cantidad de accidentados va bajando año a año; el año pasado fueron 16", agregó Burszteyn.

"Las campañas de concientización a nivel nacional y de la ciudad de Buenos Aires, los reportajes periodísticos y el costo de la pirotecnia", entre las causas del descenso de los accidentados.