Ya habían pasado las 12 de la noche y los brindis se habían multiplicado alrededor de todo el país. En La Plata, ya entrada la madrugada, ocurrió un hecho de violencia que casi termina en tragedia. Una fiesta que se realizaba en el cruce de las calles 10 y 63 de la capital provincial fue virando del festejo al descontrol en poco tiempo.

Corridas en Navidad

Según los vecinos del lugar, en la esquina se vendía alcohol a menores de edad y los gritos y peleas fueron una constante durante toda la noche.

Se calcula que 800 jóvenes participaban del festejo hasta que un vecino llamó al 911 para denunciar los hechos, que incluyeron robos a los que pasaban por ahí.

Cuando agentes de la Policía bonaerense llegaron al lugar junto al secretario de Nocturnidad de Control Ciudadano, Emanuel Reyes, se originó el mayor de los problemas, sobre todo cuando se detectó que la mayoría de los participantes de la fiesta era menor de edad.

Según los testigos, hubo insultos y forcejeos que terminó en una lluvia de piedras, botellazos y balas de goma que los policías (según su propia versión) dispararon al aire "con carácter disuasivo".

En medio de los enfrentamientos, un joven atacó al funcionario municipal y lo acuchilló dos veces. Una de las puñaladas le rozó un pulmón, por lo que debió ser internado de urgencia en el Hospital San Martín.

El atacante, que fue detenido de inmediato, fue identificado como Felipe Garza, de 25 años, a quien se le secuestró un cuchillo con hoja sin dientes de unos 5 centímetros.