La Conferederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) realizó una presentación legal al presidente del Consejo Federal de Educación (CFE) para que se de marcha atrás con la creación de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación de Institutos de Formación Docente (Coneafod) en el plazo de 48 horas.

La intimación se sustenta, de acuerdo con la organización gremial, en varias transgresiones al reglamento del CFE, ya que no se respetó la mayoría obligatoria de tres cuartas partes de los miembros de la Asamblea Federal, ni se convocó a los Consejos Consultivos, como marca la Ley Nacional de Educación.

Según marca la legislación, los Consejos Consultivos están integrados, entre otros, por las organizaciones gremiales mayoritarias representantes de las y los trabajadores.

La Coneafod fue creada la semana pasada con la votación de 13 provincias del CFE, mientras que 7 distritos se abstuvieron y 4 estuvieron ausentes.

Entre sus funciones están "el cumplimiento de los requisitos y condiciones para la acreditación de las instituciones y carreras de Formación Docente", por lo cual esa entidad cuenta con la potestad de cerrar institutos y carreras de formación.

Para CTERA, se trata de una herramienta "para justificar el achicamiento del sistema, intensificar el ajuste en las políticas de formación docente y avanzar con el cierre de los Institutos Superiores", según consideró a través de un comunicado.

"El antecedente de una medida similar nos remite al contexto de la reforma educativa de los años 90, en el que, teniendo como marco jurídico a la 'Ley Federal', la educación obligatoria pasó a ser definida como un servicio y un gasto, y la educación superior como un privilegio", insistieron desde la organización gremial.

Por otra parte, el Estado cuenta con las herramientas necesarias para llevar adelante la formación docente de manera ordenada, por lo que la creación de una nueva comisión no surge de una necesidad organizativa.

La creación de la Coneafod se da en el marco de un ajuste en el sistema educativo, que incluye el desfinanciamiento y cierre de escuelas, y el potencial cierre o vaciamiento de numerosos institutos de Formación Docente.