Análisis geopolítico: gran incertidumbre en el Mercosur ante la asunción de Bolsonaro
Análisis geopolítico: gran incertidumbre en el Mercosur ante la asunción de Bolsonaro
Se vienen momentos de gran incertidumbre para el Mercado Común del Sur (Mercosur) ante la asunción de Jair Bolsonaro como presidente de Brasil, quien podría beneficiar a EEUU en detrimento de la integración latinoamericana, dijeron este lunes a Sputnik diputados de izquierda en el Parlasur, la asamblea parlamentaria del bloque.
 
"Bolsonaro como presidente de Brasil va a marcar un antes y después; se vienen momentos de gran incertidumbre para el Mercosur, porque más allá de los grandes esfuerzos que se hicieron por parte de la izquierda latinoamericana para profundizar la integración del bloque, Argentina, Paraguay y Brasil tienen gobiernos de derecha y van a querer erosionarlo", dijo a esta agencia la diputada Bettiana Díaz, del gobernante Frente Amplio de Uruguay.
 
El futuro del Mercosur, fundado en 1991, parece en jaque desde que Bolsonaro, ex militar de ultraderecha que asumirá este martes la presidencia de país más grande del bloque sudamericano, se quejó de la falta de flexibilidad y reclamó poder negociar por su cuenta acuerdos con países como Reino Unido.
 
Además, su futura ministra de Agricultura, Tereza Cristina Da Costa Dias, advirtió que Brasil podría abandonar el grupo si no este no este era sometido a una profunda revisión.
 
"Realmente es preocupante la aparición de Bolsonaro, porque su Gobierno no va a construir un proceso de integración latinoamericano, sino que lo único que hará es favorecer a los grupos más violentos, que tienen la mayor concentración de poder", dijo a Sputnik el diputado Ricardo Canese, del Frente Guasú de Paraguay.
 

BENEFICIOS PARA EEUU

 
Varios de los consultados por Sputnik coincidieron en que el único beneficiado por la influencia de un Gobierno de Bolsonaro en el Mercosur será EEUU.
 
"Producto de una política que se ha venido impulsando desde Washington, últimamente se busca debilitar el bloque del Mercosur; esto es una amenaza real y latente, que si no la enfrentamos de manera coherente, va a debilitar el bloque", advirtió el diputado Yul Jabour, del Partido Comunista de Venezuela.
 
El representante mencionó como ejemplo la suspensión del país caribeño del bloque sudamericano, "una decisión ilegal porque se violó el protocolo y no se respetaron los acuerdos".
 
Según Jabour y Canese, Bolsonaro buscará establecer alianzas y estrategias de carácter bilateral y no a través del Mercosur, favoreciendo al capital trasnacional, que busca recuperar los espacios que había perdido en las últimas décadas durante los gobiernos progresistas.
 
"La línea de Bolsonaro será degradar al bloque para volverlo liberal, igual al de la década del 90, para los intereses del imperio, despojando al pueblo de sus derechos y recursos", agregó Canese.
 

EL ROL DE ARGENTINA

 
Por su parte, el experto en relaciones internacionales del Frente Amplio de Uruguay, Sebastián Hagobian consideró posible que Argentina se sume a la postura de Bolsonaro sobre el Mercosur, ya que el canciller, Jorge Faurie, ha sido últimamente "muy crítico" con el bloque.
 
"Argentina en los últimos tiempos ha incrementado su crítica con respecto a lo que puede pasar en el Mercosur y con la situación Venezuela", dijo Hagobian a Sputnik, y mencionó que el presidente argentino Mauricio Macri "pudo haber hecho un acuerdo con Brasil".
 
En tanto, Canese consideró que no necesariamente Buenos Aires tendrá una posición similar a la de Bolsonaro con respecto al bloque regional.
 
"Los gobiernos de extrema derecha muchas veces chocan en sus intereses, así que no sé si Argentina se va a alinear a Brasil; ese afán de hegemonía que tiene Bolsonaro puede hacerlo chocar con Argentina, realmente es un escenario complejo y difícil", afirmó.
 
El 17 de diciembre, Faurie sostuvo que el Mercosur es un "un bloque cerrado, que no termina de perfeccionarse" y exhortó a que se intente cambiar esa inercia.
 
El Mercosur está integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, con Venezuela suspendida y Bolivia en proceso de adhesión plena. (Sputnik)