Primeros roces entre el EZLN y López Obrador por un tren en Yucatán
Primeros roces entre el EZLN y López Obrador por un tren en Yucatán
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, informó este miércoles en conferencia de prensa que no caerá en ninguna provocación al referirse a los dichos del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) contrarios a sus proyectos.
 
"Nadie me va a acucar, no vamos a caer en ninguna provocación", indicó el jefe de Estado en su rueda de prensa diaria.
 
En el marco del 25 aniversario de su levantamiento armado, el EZLN dijo el martes que "peleará" en contra de los "proyectos de destrucción" del presidente como el tren Maya y la Guardia Nacional militar.
 
López Obrador afirmó que existe libertad de pensamiento en el país y que están abiertos al diálogo con el EZLN.
 
El megaproyecto del Tren Maya en la península de Yucatán contempla una inversión de unos 8.000 millones de dólares para construir un ferrocarril turístico y de carga, que conectará a los principales centros arqueológicos mayas de cinco estados del sureste, desde Palenque hasta Tulum y Chichén-Itzá y las haciendas cercanas a Mérida.
 
El subcomandante Moisés del EZLN dijo, al leer el comunicado del acto, que van a "pelear, a enfrentar" y no permitirán que López Obrador "pase aquí sus proyectos de destrucción, no le tenemos miedo a su Guardia Nacional, que cambió de nombre, para no decir Ejército".
 
Según el EZLN, el tren Maya "destruye la vida y sirve a los intereses de los grandes capitalistas".
 
El presidente de México convocó este miércoles en conferencia de prensa a jóvenes para incorporarse a la nueva Guardia Nacional, creada por este Gobierno.
 
El Gobierno prevé sumar 50.000 jóvenes a esa guardia entre este año y el 2021.
 
El 1 de diciembre López Obrador solicitó al Congreso la aprobación de una reforma constitucional que permita la integración de una Guardia Nacional para las funciones de seguridad pública.
 
El zapatismo nunca ha apoyado las campañas presidenciales de López Obrador, desde 2006, cuando fue postulado por el Partido de la Revolución Democrática (centroizquierda).
 
Después del triunfo de López Obrador, el EZLN convocó a sus simpatizantes, colectivos y organizaciones de base a apoyar al Concejo Indígena de Gobierno en un "encuentro de redes de apoyo", para relanzar su movimiento, por los derechos de entre 15 a 20 millones de empobrecidos indígenas. (Sputnik)