"Bolsonaro quiere destruir el legado de mi abuelo", dijo la nieta de Paulo Freire
"Bolsonaro quiere destruir el legado de mi abuelo", dijo la nieta de Paulo Freire

La nieta del educador, filósofo y educador Paulo Freire, la educadora Sofia Freire Dowbor, dijo en una entrevista con la revista La Garganta Poderosa  que el presidente Jair Bolsonaro quiere destruir el legado de su abuelo.

En el tramo de la entrevista, declaró: "Bolsonaro propuso entrar con un lanzallamas en el Ministerio de Educación para destruir hasta el último vestigio de lo que mi abuelo nos ha dejado, quiere anular el pensamiento crítico y, el trabajo en grupo ".

Texto completo

Algunas horas después de que Bolsonaro asumiera, sentí rabia. Mucha rabia. Me duele ver a un Presidente que no va a representar ni defender los derechos de un pueblo, sino que fue elegido democráticamente en un pleito que se inserta en un cuadro más amplio, de una ola conservadora que está barriendo el país, las Américas e incluso, Europa.

Bolsonaro propuso entrar con un lanzallamas en el Ministerio de Educación para destruir hasta el último vestigio de lo que mi abuelo nos dejó. Quiere anular el pensamiento crítico y el trabajo en grupo.

La crisis educativa en Brasil es un proyecto político: una educación de calidad, consciente y liberadora sería una gran amenaza para la clase dominante de uno de los países más desiguales del mundo.

La enseñanza pública viene, desde la profundización del neoliberalismo con el golpe de Temer en 2016, pasando por un proceso de desmonte, que va a acentuarse con Bolsonaro en el poder: sus propuestas no son conexas, claras o estructuradas. Lo que se puede entender de sus declaraciones es que encara esta área tan fundamental para el desarrollo de la sociedad como una mercancía más en su lógica privatizadora.

El nuevo presidente apoya la Base Nacional Curricular Común, que propone que sólo las áreas de lengua y matemáticas sean obligatorias en el currículo, desvalorizando las ciencias naturales, humanas y sociales. Además, promueve la censura a los profesores a través del Proyecto Escuela sin Partido, que dice erradicar la "adoctrinación ideológica"; quiere ampliar la educación a distancia a partir de los seis años, debido a que miembros de su gabinete son empresarios en esta área; y busca cobrar mensualidades en las universidades públicas.

Pero eso no es todo: también apoya la ley que congela los gastos en educación y salud por los próximos 20 años! En suma, la educación es el fiel reflejo de un proyecto neoliberal que se radicalizará en nuestro país.

Me invade el alma tanta injusticia cuando veo que desprestigian el legado de Paulo Freire. Con la ayuda de los medios de comunicación dominantes, e incluso de fake news, se construyó una campaña basada en emociones y no en la racionalidad, manteniendo la narrativa falsa de que el Partido de los Trabajadores (PT) fue el partido más corrupto.

"Una mentira repetida mil veces se transforma en verdad", asegura una máxima de la estrategia de comunicación del nazismo. Con su posesión, llegaron a ocupar cargos políticos personas que apoyan un discurso totalitario y que afirman que "el error de nuestra dictadura militar fue haber torturado en vez de matar a más personas". ¡Nuestro futuro es asustadizo! Siento una inmensa angustia, por mí y por el resto de mis hermanas y hermanos.

A partir de las prácticas educativas populares podemos comprendernos, aumentando nuestra capacidad de transformación, ocupando los espacios políticos, reivindicando debates y combatiendo los retrocesos institucionales de nuestra política; luchando en las escuelas, en las periferias, a partir del afecto, construyendo caminos hasta conquistar la libertad, esa que tanto los chatea.

Hoy, más que nunca, la educación popular es fundamental para generar un ser colectivo, porque como bien decía mi abuelo, "cuando la educación no es liberadora, el sueño del oprimido es ser el opresor".

No nos quedamos dormidos, aunque la televisión nos anestesie.

¡El pueblo brasileño en las calles será nuestro motor!