Bolsonaro mandó tropas al estado norteño de Ceará por los ataques incendiarios
Bolsonaro mandó tropas al estado norteño de Ceará por los ataques incendiarios
Unos 300 agentes de las fuerzas federales fueron enviados por Jair Bolsonaro al estado brasileño de Ceará, donde se produjeron sospechosos hechos vandálicos, que fueron adjudicados desde el oficialismo a bandas que operan desde las cárceles.
 
Las autoridades temen que puedan ser una respuesta a las medidas que buscan endurecer las normas en las prisiones, las que fueron anunciadas por el gobernador Camilo Santana.
 
Lo que pretende Santana es controlar a los internos, restarle poder a bandas delictivas, quienes tienen a sus jefes detenidos en las penitenciarías.
 
Bolsonaro prometió en campaña el endurecimiento del combate al crimen organizado que en Brasil causa anualmente unas 60.000 muertes.
 
Según el ministro de Justicia y Seguridad Nacional, Sergio Moro, el mismo juez que metió en la cárcel en forma polémica a Lula Da Silva, la intervención en Ceará podrá ser prorrogada.
 
Los actos de vandalismo se registraron entre la noche del miércoles 2 de enero y la madrugada del viernes 4 de enero en varios municipios que forman parte de la región metropolitana de Fortaleza, Capital de Ceará.
 
Fueron atacados ómnibus, algunos edificios públicos y bancos, como la alcaldía de Maracanaú y la sede del Departamento de Tránsito de Fortaleza.