Carlos Fernando Arroyo, intendente de Mar del Plata
Carlos Fernando Arroyo, intendente de Mar del Plata

El femicidio de la policía Gisel Varela en Mar del Plata no solo dejó como saldo una familia destruida sino además que motorizó protestas por la forma en que la intendencia del reaccionario Carlos Fernando Arroyo desoye la necesidad de llevar adelante políticas de género.

Al respecto, la organización feminista Mumalá manifestó su preocupación ante la falta de políticas públicas contra la violencia machista.

"El machismo y los violentos nos siguen quitando mujeres día a día", disparó la dirigente Camila Westerlinck y afirmó que en los últimos tres días hubo tres intentos de femicidios a mano de sus parejas o exparejas en Mar del Plata.

"La situación de Mar del Plata es lamentable en todos sus ámbitos y más en perspectiva de género", apuntaron desde Mumalá.

En 2019 se cumplen tres años consecutivos desde que se declaró la Emergencia en Violencia de Género en el partido de General Pueyrredon. Sin embargo, "lo único que funciona es el observatorio porque está compuesto por las mismas organizaciones".

"Para erradicar la violencia machista, se necesita mayor acción de parte del municipio, pero nos encontramos con un municipio ausente", afirmó Westerlinck en diálogo con Radio 10 Mar del Plata.

Según un análisis que desde Mujeres de la Matria Latinoamericana realizaron sobre el presupuesto nacional 2019, el Instituto Nacional de las Mujeres destina solamente $11 por año por mujer, para prevenir la violencia de género. "Es una vergüenza", sentenció Westerlink y dijo que "esto es una decisión política que sea así".