El grupo norteamericano General Mills, que en los últimos días anunció el cierre y venta de la empresa La Salteña, sigue ocultando a sus trabajadores de la planta de la localidad bonaerense de Burzaco, los despidos por el cambio de firma. Los trabajadores se declararon en "estado de alerta" en defensa de sus puestos de trabajo.

La compañía anunció su salida total del país al desprenderse de la emblemática marca La Salteña y de su planta de Burzaco, inaugurada por la expresidenta, Cristina Kirchner y uno de los posibles compradores locales es el grupo del multimillonario Gregorio Pérez Companc, con su alimenticia Molinos Río de la Plata, aunque ya avisó que la comprará sin personal.

Ezequiel, delegado de la planta de Burzaco desmintió a los empresarios: "las ventas no cayeron", dijo a C5N, rechazando el argumento de la multuinacional de la crisis por la caìda del consumo.

General Mills, además de La Salteña, tiene lazos con importantes ventas en distintos países como Cheerios, la harina Gold Medal, primera en ventas en los Estados unidos, o los helados Häagen-Dazs o los yugures Yoplait, los alimentos naturales Nature Valley y Pillsbury, entre otras.

General Mills, propietaria de La Salteña, puso a la venta la tradicional marca y “apostarán al mercado de America Latina" abandonando el local.

Ezequiel, delegado de Trabajadores de La Salteña.
Ezequiel, delegado de Trabajadores de La Salteña.

La intención de la empresa es vender la planta en la localidad bonaerense de Burzaco y ceder el control de la marca líder en la elaboración de pastas frescas y secas.

La Salteña emplea actualmente a unos 500 trabajadores. Tiene una superficie de 20.000 metros cuadrados y al inaugurarse en 2011, su capacidad de producción era de 200 millones de unidades al año de las cuales preveía exportar el 90% a más de 52 países.

Si bien aducen una crisis producto de la recesión durante el primer semestre del 2018 la alimenticia facturó 8.505 millones de dólares, un 6.7% más que en el mismo período del año anterior. Mientras en el segundo semestre 4.411 millones de dólares, quedando así con un beneficio neto de 343,4 millones de dólares, según admitió Jeff Harmening, presidente de la firma.